La favorita de “The Oscars 2017”

Sin hacer mención directa sabemos de qué película se habla con mirar el título, y es que La La Land reúne una serie de características que la han catapultado como la clara favorita para arrasar en la entrega 89ª de los premios más populares del cine.

Pero ¿realmente La la Land tiene el equilibrio para posicionarse como la sensación del año? La respuesta a simple vista sería que sí, efectivamente lo tiene. Sin embargo, no presenta algo nuevo ya que simplemente aprovecha distintos elementos clásicos y una situación internacional delicada para golpear de lleno en los sentimientos del espectador.

La idea que sostiene toda la película es simple, la añoranza al pasado. Desde el cine clásico de Hollywood, la manera en que se vivía y sentía la música (específicamente el jazz) hasta los aspectos técnicos del cine que permean la cinta: específicamente fotografía y diseño de producción. Todos estos elementos cumplen con algo que desde años pasados han estado denunciando algunas películas “Hollywoodenses”: el pasado era mejor. Estos aspectos se consolidan de manera adecuada en un musical que, sin presentar novedades, rescata los elementos clásicos del género — con una serie de guiños, ocultos para el neófito, a los referentes obligados — para conformar una pieza fílmica que ha asegurado un éxito rotundo en taquilla.

La La Land se presenta en un momento de crisis ideológica a nivel mundial, donde la premisa de perseguir nuestros sueños, por más complicados que parezcan, es fundamental para enganchar a los espectadores y hacerlos partícipes en el romance que guía el argumento de la cinta.

En resumen, La La Land es la película que hará ruido (irónicamente) en los Oscars 2017. Por su puesto que no ganará todas las categorías para las que fue nominada pero sí recibirá una buena parte de los galardones.

Definitivamente vale la pena darle una oportinidad, sin esperar algo completamente novedoso dentro del género y mucho menos actuaciones espectaculares (donde resulta incuestionable que Emma Stone supera en casi todos los aspectos a Ryan Gosling).

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.