La despolitización frente a la desaparición del fuero @JLuisArellan0

Debido a la des politización hay sectores de la población que encauzan su indignación a supuestos problemas que se quedan en la superficie. Un buen ejemplo es la discusión sobre el fuero. Se alega que el fuero debe desaparecer y se sostiene que con él, se erradicaría la impunidad. Absurdo, es la red de complicidades y no el fuero lo que sostiene la corrupción.

Esta es la esencia del sistema político y mientras no la desmantelemos, la corrupción seguirá existiendo. La desaparición del fuero ayudaría a una mayor sujeción y control del ejecutivo sobre el legislativo. Las escasas voces opositoras en el Congreso, ya sin fuero, irían a la cárcel con mayor facilidad acusados de delitos falsos, prefabricados, permitiendo al poder quitarse de encima a las voces criticas.

Nuestra historia muestra ejemplos de ello: Agustín de Iturbide encarceló a cien diputados del primer congreso mexicano por plantear el establecimiento de la república en lugar de la monarquía efímera que él encabezó; Huerta, el asesino y usurpador, encarceló a diputados y senadores durante su triste y corta dictadura militar, de hecho, disolvió al Congreso y esa irónicamente fue la puntilla a su régimen de facto.

Hay que recordar que los diputados con Iturbide, a principios del siglo XIX (1800…) no tenían fuero; los diputados con Huerta a principios del siglo XX (1900..) si lo tenían, y de nada les valió fueron encarcelados y asesinados igualmente.

Volviendo a la desaparición del fuero, así como se inventa delitos a luchadores sociales y se les encarcela basados en falsedades, de igual manera lo harían con legisladores realmente opositores una vez desaparecido el mismo.

Otro ejemplo es el de los diputados de representación proporcional o “pluris” que la derecha quisiera desaparecer. La gente vota por las listas de estos diputados al votar por un partido. Pero no lo sabe y cree que no vota por ellos. Peor aún, los ha convertido en la causa de los males del Congreso cuando diputados del PRI, del PAN y hasta del PRD traicionan al pueblo votando cosas contrarias al interés nacional sin importar si son de mayoría o de representación proporcional.

El caso de Carmen Salinas se ha convertido en emblemático. Hay gente inconforme que descarga su malestar vituperando a la legisladora. Carmen Salinas es indefendible, pero es mucho más peligroso, miserable y traidor su líder, la cabeza de los diputados del PRI, César Camacho Quiroz, quien no despierta ni la décima parte del malestar que su compañera de bancada.

La despolitización llega a tal grado que hay quien quisiera desaparecer al Congreso, lo cual sería una barbaridad. Combinadas la envidia y la mezquindad, con la justa irritación por los altos salarios de los congresistas, hay quienes creen que la Nación se ahorraría mucho cerrando las Cámaras, así que cuando les digo que el país ahorraría una milésima del presupuesto nacional con ello, no dan crédito, por que los han hecho creer que ahí está el problema. La raíz de la problemática está en todo el sistema político que hay que cambiar, junto con la estructura económica y social del país.

Sin embargo, gracias a la fuerte despolitización, éste y otros problemas, no pueden ser abordados con seriedad. Lo que domina es la ausencia de pensamiento crítico y la descalificación facilona. Fantoches como Denise Dresser o Sergio Aguayo, dictan la supuesta línea contra el gobierno. Gobiernistas disfrazados de opositores son los reyes del “análisis político”.

En esta falta de politización que domina al país, particular mención merecen las candidaturas independientes. Se confunde el ser independiente con el ser candidato sin partido. Se celebran triunfos excepcionales de políticos vinculados a un partido, pero que, frente a la cerrazón de su organización partidaria, decidieron competir sin ella. El caso emblemático es el del “Bronco” (el ex bronco, le digo yo). Este priísta, rompió con su partido el PRI, al quedar fuera de la candidatura al gobierno del Estado de Nuevo León. Por ello se lanzó sin cobertura partidaria, con la finalidad de asumir la candidatura de un partido opositor. Pero al observar el fenómeno que había despertado frente al hartazgo del electorado neoleonés, decidió de manera astuta y audaz mantenerse como candidato sin partido.

Ganó las elecciones, lo que representa sin duda una hazaña, pero no debemos perder de vista que ganó apoyado por los grupo económicamente poderosos de Nuevo León. Hoy, es el candidato embozado del PRI a la presidencia de la República. si Nuño, como todo indica, no levanta vuelo.

La despolitización es tal, que se han sobrestimado estos resultados excepcionales y se ha endiosado literalmente, a los candidatos mal llamados independientes.

Pero la supuesta independencia cae al suelo al ver el grupo formado bajo la denominación de “Cancha Pareja” para los candidatos independientes. Políticos de derecha y más de un junior de la política, impulsan en realidad una campaña abierta contra Andrés Manuel López Obrador desde las candidaturas independientes. Jorge Castañeda Jr., Federico Reyes Heroles Jr., Miguel Alemán Jr., Diego Fernández de Ceballos, Rubén Aguilar (ex vocero de Fox), Dresser, Aguayo y una larga lista, se aprestan con bastante odio, histeria y mala fe, a hacer todo lo posible por cerrarle el camino a Andrés Manuel bajo la figura de las candidaturas independientes.

Fuente: Libro, LA CASA BLANCA: HISTORIA DE UN COMPROMISO NO CUMPLIDO O LA ENTREGA DEL PAÍS. de @fernandeznorona

Atte. PepeYo.ns