Ojalá que ayer hubiera sido un mejor día para emprender


En una idea que lucha por volverse empresa como la mía, el constante “convencer” cumple la doble función de motivar y desmotivar.

Ayer recibí la noticia de que fuimos rechazados de un proceso de aceleración…cualquiera pudiera decir que “todo pasa por algo” y que las cosas “se acomodan solas” (de hecho ayer me lo dijeron). Sin embargo creo que como Phil Libin ha dicho — La primera tarea de un CEO es lidiar con sus propias emociones — Personalmente me pegó fuerte este anuncio, (y no tanto por el hecho de no entrar a la aceleradora) sino por el factor que todo lo que le sucede a la compañía me afecta directamente a mi, sin importar si es un tema menor o mayor todo lo absorbo y debo decir que todo me afecta. Vivir esta dualidad no es fácil pero lo curioso es que también la disfruto.

Creo que todos los emprendedores tenemos dominadisimo nuestro pitch, hemos leído y escuchado mucho de la importancia de cómo comunicar tu idea de negocio en 140 caracteres o 20 segundos (ya ni sé bien cuanto debe durar) y yo no soy la excepción lo tengo depurado, siempre estoy listo. Sin embargo lucho con preguntas más en territorio personal como la clásica: Y…¿A qué te dedicas? o la más directa: ¿Cómo vas con eso que traes del App? Sobre la primer pregunta hace poco tuve problemas al pasar la aduana en EE. UU el mismo agente me vio con la cara que me ven tantos, entre confusión y sonrisa de aprobación; respecto a la segunda pregunta siempre tengo el piloto automático para responder un “Bien, va a toda madre”.

Pero fue justo ayer que cuando me hicieron ambas preguntas juntas; quería quitarme la máscara del “convencimiento” y decir sin mentiras que nos acababan de batear de una aceleradora, que me muero de miedo de que sea 1ro. de diciembre (día D del lanzamiento de Printoo), que me preocupa ya tener problemas de dinero, que tengo miles de cosas en la cabeza y muchas cosas más, pero finalmente di mi mejor cara para seguir en este proceso de convencimiento y esperar hasta que esto finalmente se vuelva lo que espero que sea y las cosas se logren voltear de convencer a ser convencido.

José Miguel (pato) Sainz

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Jose Miguel Sainz’s story.