Nace Bibliotecas Palaciegas

Parte de mi biblioteca personal (Noviembre 2016)

La biblioteca personal es un espacio íntimo en el que podemos vivir a otro ritmo. Entre libros, el tiempo no se rige por las reglas que le han sido impuestas. En las estanterías reposan, con apariencia de inocentes, todas esas obras que un día nos atraparon y nos hicieron ver el mundo de una manera radicalmente distinta. Reposan, también, aquellas que nunca leeremos.

Entre tantos títulos se esconden y juegan todas las ideas y reflexiones que un día tuvimos y que quedaron atrapadas en ese laberinto construido con miles de hojas de papel. A veces, una de aquellas ideas logra encontrar la salida y vuelve a nosotros en cuanto tocamos el lomo de un libro que, en algún momento de nuestras vidas, nos marcó profundamente.

Una biblioteca personal no es, para la mayoría, un cementerio de libros. Es el lugar en el que desarrollamos nuestras inquietudes culturales. Es también nuestro espacio de lectura. Una silla frente a un escritorio, un café y un buen libro, o varios. Esta es toda la magia que encierra, en ocasiones, una biblioteca en casa. ¡Pero qué magia!

Con la intención de recoger todo el encanto que guardan las bibliotecas personales de vecinos de Los Palacios y Villafranca, publicaré cada semana en este blog cómo es el rincón literario de un palaciego. Por aquí pasarán personas que tienen una estrecha relación con la literatura. Palaciegos que están comprometidos con las Letras, con el saber y con la cultura. Podremos conocer cómo ordenan sus obras, dónde las colocan, qué géneros predominan en sus estanterías. También quiénes son sus escritores de referencia, cuándo comenzaron a tener sus propias bibliotecas o cuáles han sido las lecturas que más les han marcado.

La idea de este proyecto nace de la lectura de las obras publicadas por el escritor y periodista Jesús Marchamalo Donde se guardan los libros (Siruela, 2011) y Los reinos de papel (Siruela, 2016). Este autor ha entrado en las bibliotecas de algunos de los escritores más destacados de la literatura en español y ha editado dos títulos esenciales para los enamorados de estos rincones literarios.

Nace también con el objetivo de fomentar la creación y el enriquecimiento de estos espacios. En momentos de cambio e incertidumbre como el que vivimos, se hace imprescindible la lectura de las grandes obras. La función de la literatura como creadora de espíritus críticos debe promocionarse hoy más que nunca.

El amor por los libros y la valentía son rasgos que unen a las personas que pasarán por Bibliotecas Palaciegas. Un amor por la literatura que se aprecia en las actividades literarias que llevan a cabo y en sus bibliotecas personales, repletas de libros e historias. Una valentía que se halla en la resistencia al embrutecimiento del ser humano.

Gracias a todos ellos, hoy nace Bibliotecas Palaciegas.