Deslízate

José Roberto
Jan 12 · 2 min read
Photo by Nick Fewings on Unsplash

— ¿Usted fuma?

— Sólo un paquete al día. ¿Es mucho?

— ¿Usted consume alcohol? ¿Cuánto por día?

— Quizá tres o seis cervezas al día. Trato de no mezclar. Mis bebidas favoritas en ese orden son: Cerveza oscura y whisky: Old Fashioned.

— ¿Usted consume drogas? Si es así, ¿con qué frecuencia?

— Muy de vez en cuando. Depende de cuánto haya bebido. Cocaína, dos o tres veces el año pasado. Marihuana, quizá lo mismo.


Por los últimos diez años he estado escalando en la vida nocturna. De bar en bar, buscando conocer a mujeres, bebiendo de manera ostentosa, y aparentando tener todo bajo control.

No siempre he vivido de esta manera. Hace una década, comencé a coleccionar estas marcas superficiales de éxito. Tratando de ser buena gente, saliendo cada noche que podía, gastando dinero, una mujer guapa bajo el brazo, y a repetir.

Misión cumplida.

Pero, algo hay de este ciclo de alcohol, tabaco, y mujeres que no trae paz. Mientras más intento cambiar, más las cosas permanecen igual.

Es como aquel poeta americano decía, que quedar en bancarrota, pasa de manera gradual, hasta que de pronto todo se cae. Roto.

Cuando eres joven, piensas que vivirás por siempre. Malditamente joven. Hasta que un día, todo se cae, fundido en negro y te mudas a la caja de pino.

El milagro de la muerte.

Sólo hay volver a comenzar. Comenzar de nuevo. Hacer las cosas diferentes. Hacer algo diferente con mi vida.

Pródigo.

Sin embargo, cae la noche una vez más. Fumamos juntos, morimos solos. Malviviendo.

Este no es quien soy. Este no es quien yo quiero ser. Esto no es lo que pensé en que se convertiría mi vida.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade