Álter Ego.

Hola, José.

Déjame presentarme…

Quizás un animal o un asesino. No se que soy o que represento. No se si existo o lo hice. Vivo detrás de la sombra de tu ser. Al menos eso creo. Nací contigo y moriré contigo, eso de por cierto. Siento temor. Voy olvidando el tipo de vida que solía tener. Pero eso no importa. Después de todo, ya olvide a todo ser quien haya conocido. Incluso no recuerdo mi nombre.

-¿Quién eres? ¿Por qué buscas censurarme? ¡Suéltame!

Me considero alguien que vive a contracorriente. Alguien que a pesar de no recordar nada, sabe que esta hundido en un mundo de malos sentimientos, malas vibras, pensamientos impuros y cero pudor. Se que busco ser el mejor, a pesar de destacar en la mayoría de actividades en las que practico. No necesito morir para saber lo que es vivir. Nunca he caído en depresión (En realidad, no estoy muy seguro) debido que me parece estúpido encerrarte en una cárcel, siendo tú el que interpreta el papel de carcelero y prisionero (Por cierto, Me encantan las frases con un toque cliché). Miro mi retrato y no me identifico con el. No guarda relación conmigo para ser exacto. Quizás sea mi físico mi mayor defecto, o mi carácter poco flexible. No sé. Voy recuperando la memoria y no mi nombre. Recuerdo que nací en un momento critico y que si, parece que existo. No tengo problemas con mostrar realmente quien soy, a pesar que eso me haya costado lagrimas y una que otra amenaza. No me gusta la música ajena. Creo mi propia música y soy capaz de escribir para mí y nadie mas que a mí.

-¡No he terminado! Dame un minuto más de tiempo. Por favor, solo uno.

Se me acaba el tiempo, cabe mencionar también que odio la política y a sus máximos referentes. No creo en ninguna religión, solo en ideologías. Como en la comunista. No necesariamente porque sea la mas justa, sino por su sinceridad y capacidad de solución de problemas. No entiendo mi capacidad de obsesionarme con cosas tan frívolas, que al verme al espejo, hacen que me desconozca. No se si soy el primero de tantos Alter egos tuyos, pero me siento especial por un momento. No creo que exista uno más macabro que yo. No me cabe en la cabeza que exista alguien mejor que yo, un aspecto que tanto a ti como a mi, nos hacen personas muy competitivas, casi un extremo. No tengo mucho tiempo, estoy desesperado.

-¿Por qué escribo esto? ¡No tiene ningún sentido hablar entre los dos!

Voy perdiendo fuerza, no se si se deba a ti, o ya llego el momento de darle pase a otros que al igual que yo, pasan, dejan una cicatriz y se van. Te extrañare, a pesar de estar siempre contigo. No se si será tu seguridad o tu manera de aparentar. Aspectos que hacen que a diario, te admire más que ayer. Pero, déjame decirte algo. Ya me canse de ser tu sombra. Y por cierto, no parare hasta que tú, te conviertas en la mía. Debo destruirte. Hacerte daño. Marcarte de una forma maquiavélica con tal de permanecer dentro tuyo. Por cierto, me acorde que me llamo igual que tú.

https://www.youtube.com/watch?v=ebG_dPsKX2E

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.