Adieu, Dear Tree: In English y en Español

Seventy years ago, Julia Wells planted a tree in her yard. I suppose she wanted quick growth to shade her house. She got it in the form of a Silver Maple. Whoooooosh, it grew.

Julia Wells moved on either to the nursing home or some kind of care, and the Silver Maple remained. It surely outlived her (as trees most often do). Perhaps she lives on in the soul of the tree.

The house changed hands a few times; then I plunked down here. The tree was forty when I bought the house. I didn’t care for it at all. I wanted to remove it ten years after I bought the house. But a neighbor, Francis Remons, loved the tree in my yard and strategically placed a shed in place that made the tree difficult to remove. You can see it in the picture. I assumed I would need access to his yard to take down the tree. Francis Remons (Perhaps he and the soul of the tree are welded as well.) went the way of Julia Wells 12 years after I moved here, and I approached his executor about the removal of the shed.

“Suuuuuure,” he said.

The house was viewed by prospective buyers who wanted the shed to remain. I’m sure the tree rejoiced.

The tree thrived and grew enormous. It had four huge trunks. One fell during a Mothers’ Day Nor’easter. (The shed was damaged in the incident. wheeeee.)The neighbors are up in arms; calling the city and my insurance company. My mind screeches back to my tiff with Francis Remon over the placement of the shed. Damned tree.

Despite the animosity that has grown with the tree, I must admit it is magnificent. As it has matured through the years, it has grown on me. My urge is to save the remaining trunks, but I know that is not to be. Luke Brown linked compassion to insurance with his post: https://www.bebee.com/producer/@luke-brown-florida/insurance-and-compassion. In a compassionate move, my insurance company will take down the tree to relieve me of my clamoring neighbors.

Neighbors: 1

Tree: 0.

I am grateful for my insurance company’s move towards compassion. I’ve always grunted and moaned and groaned over the cost of insurance. I had to sign off on the contract to take the tree down this morning. The bill is as astronomical as the tree. My mind mumbles silent thanks. The tree dies on June 27th. No doubt its death will be brutal and difficult.

In all the years I’ve known the tree, it has seemed friendly. True, it sucked what it needed from the ground leaving little possibility for a decent lawn, but it told me of Spring’s arrival every year with its budding leaves.

I will miss that.

Disculpas Mi primer idioma es el inglés. Yo uso un traductor para traerte esto. Saludo a los que son multilingües, porque está más allá de mí.

en español

Adiós, querido árbol

Hace setenta años, Julia Wells plantó un árbol en su jardín. Supongo que quería un crecimiento rápido para sombrear su casa. Lo consiguió en forma de arce plateado. Whoooooosh, creció.

Julia Wells se trasladó a la casa de reposo o algún tipo de cuidado, y el arce de plata se mantuvo. Seguramente sobrevivió a ella (como lo hacen los árboles con más frecuencia). Tal vez ella vive en el alma del árbol.

La casa cambió de manos unas cuantas veces; Entonces me senté abajo aquí. El árbol tenía cuarenta años cuando compré la casa. No me importaba en absoluto. Quería quitarlo diez años después de haber comprado la casa. Pero un vecino, Francis Remons, amaba el árbol en mi jardín y colocaba estratégicamente un cobertizo en el lugar que hacía que el árbol fuera difícil de quitar. Puedes verlo en la foto. Supuse que tendría que tener acceso a su jardín para derribar el árbol. Francis Remons (Tal vez él y el alma del árbol están soldadas también.) siguió el camino de Julia Wells 12 años después de que me mudé aquí, y me acerqué a su albacea sobre la remoción del cobertizo.

“Suuuuuure”, dijo.

La casa fue vista por posibles compradores que querían que el cobertizo se quedara. Estoy seguro de que el árbol se regocijó.

El árbol prosperó y creció enormes. Tenía cuatro troncos enormes. Uno cayó durante un Día de la Madre Nor’easter. (El cobertizo fue dañado en el incidente.) Los vecinos están en armas; Llamando a la ciudad ya mi compañía de seguros. Mi mente grita de nuevo a mi tiff con Francis Remon sobre la colocación del cobertizo. Maldito árbol.

A pesar de la animosidad que ha crecido con el árbol, debo admitir que es magnífico. Como ha madurado a través de los años, ha crecido en mí. Mi deseo es salvar los troncos restantes, pero sé que no es para ser. Luke Brown vinculó la compasión al seguro con su mensaje: https://www.bebee.com/producer/@luke-brown-florida/insurance-and-compassion. En un movimiento compasivo, mi compañía de seguros derribará el árbol para aliviarme de mis vecinos que claman.

Vecinos: 1

Árbol: 0.

Estoy agradecido por el movimiento de mi compañía de seguros hacia la compasión. Siempre he gruñido, gimiendo y gimiendo por el costo del seguro. Tuve que firmar el contrato para retirar el árbol esta mañana. El proyecto de ley es tan astronómico como el árbol. Mi mente murmura gracias silenciosas. El árbol muere el 27 de junio. Sin duda su muerte será brutal y difícil.

En todos los años que he conocido el árbol, ha parecido amistoso. Es cierto que absorbía lo que necesitaba del suelo dejando poca posibilidad de un césped decente, pero me decía de Spring’s llegada cada año con sus hojas en ciernes.

Echaré de menos eso.

Copyright 2017 Joyce Bowen

https://www.bebee.com/@joyce-bowen
https://www.linkedin.com/in/joyce-bowen/
https://twitter.com/crwriter1
https://joycebowen.wordpress.com/author/joycebowen/
https://medium.com/@joycebowen

http://crwriter1.blogspot.com/

About the Author: Joyce Bowen is a freelance writer and public speaker. Inquiries can be made at crwriter@comcast.net
Sobre el autor: Joyce Bowen es un escritor independiente y orador público. Las consultas pueden hacerse en crwriter@comcast.net

My Patron site. Please support my work.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.