Cómo pelear en Internet

Simplemente no lo hagas.

Ya sea que suceda en una red social, en los comentarios de un artículo o publicación, o en los comentarios de tu propia página web o blog, en el momento que alguien te insulta y tú respondes ya perdiste. Es fácil caer en las provocaciones de otros, en los insultos y en los disparos al ego. Pero por más certeras que sean estas palabras, no reacciones.

Con el tiempo he aprendido a desarrollar un reflejo. Si estoy platicando en la web o leyendo comentarios de una publicación, en cuanto visualizo un insulto, simplemente dejo de leer. Cierro la página o me voy a otro lugar del sitio. ¿Tiene algún sentido seguir leyendo?

Si estás en un debate y de repente alguien te ofende directamente, no reacciones. No contestes de ninguna manera. No importa que tan delicioso e inteligente crees que pueda sonar tu respuesta. No importa lo mucho que creas que vas a herir a tu contrincante, simplemente retírate del debate. Tienes cosas más importantes que hacer, además no desperdiciarás tu tiempo haciendo corajes y leyendo o escuchando lo que hizo tu madre con un montón de desconocidos.

Lo hacemos por curiosidad, muchas veces leemos un comentario insultante por completo, algunos hasta lo releen sin parar, aumentando el enojo más y más con cada palabra. Al primer insulto, simplemente deja de leer. Olvida el tema. No caigas en la trampa.

El que insulta gana cuando tiene tu atención.

Si es un comentario hiriente en tu página web o blog. Aplica la misma regla. No reacciones. Deja el comentario ahí, público. Deja que se desahogue contigo. Recuerda, no lo leas, al menos no completo. Si la presencia de ese comentario te molesta mucho, déjalo un tiempo ahí, cuando el que insulta se haya ido con otros, bórralo.

¿Y qué es eso que ganas o pierdes? Tiempo y energía.