Claro que queremos más…

Llega fin de mes, esa hermosa época donde llegan las cuentas, estados de las tarjeta de crédito y toda esa información que nos hace trabajar para ganar mover la plata de la empresa desde trabajamos a la empresa de la cual “dependemos”.

Resulta que este mes (el anterior también, pero de gil la dejé pasar)me llegó la cuenta de Claro, como todos los meses; pero esta vez había algo distinto, algo que me llamó la atención: Un cobro de +$1.100 (vale decir $27.100 versus los $26.000 por los que contraté el plan de internet hogar de 40 megas). Al llamar al SAC, la conversación fue la siguiente:

- Tengo un cobro $1.100 más en relación a lo que tengo contratado…
- Ahh si, eso es por el reajuste del IPC que se informó en la página de Claro…
- Ah, entonces ¿Yo tengo que estar revisando todos los días la página para saber si me van a subir el plan? Me mandan mails para decirme que tienen promociones, de sus campañas y que se cortan las uñas, pero para darme información útil, nada?
- Si, no sabría que decirle…

Quizá para algunos joder por mil cien pesos es una tontera, “mejor para y deja de joder, si tienen razón” y no me cabe duda que sea así, pero ¿Por qué webean todos los días, llamando y mandando correos para ofrecerte, sólo ofrecer y no para informar? y por sobre todo ¿Por qué tienen la autoridad para cobrar lo que quieran sin avisar a nadie? ¿Qué pasa si yo no puedo pagar este nuevo valor y, como nadie me avisó, no puedo pagar la cuenta y después quedo adeudado? o mejor aún ¿Podría ir yo donde el señor Claro y decirle “¿Sabe qué? Este mes me quedé sin pega, así que voy a pagar la mitad nomás, ya?”

No sé que me sorprende en realidad, si en Chile no hay ABSOLUTAMENTE NINGUNA EMPRESA QUE SE PREOCUPE POR SUS CLIENTES, al menos no realmente, porque para hacer comerciales y ganar premios corneta, está lleno…

Déjeles un saludo en @clarochile_cl

Venga, pase, lo estábamos esperando (baboso)