La falta de documentación y empatía puede ahogar un magnífico tema

Nunca basta con escoger un buen personaje si el periodista no es capaz de transmitir nada en la entrevista

Esta entrevista de Chema Caballero en El País intenta dar a conocer la realidad que viven las mujeres durante la guerra del Congo. Las sentidas respuestas de la periodista, abogada, activista por los derechos de la mujer y ganadora del Príncipe de Asturias de la Concordia de 2014, Caddy Adzuba, relatan la horrible verdad que sufren las mujeres en los conflictos como forma de desestabilizar a los bandos enemigos. Es una entrevista de personaje porque se produce a raíz de que en 2014 la protagonista fuera galardonada con el premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

Titular de la entrevista en El País.

Titulación

El título recoge con una cita directa rotunda, la realidad de las violaciones en época de guerra y califica a las mujeres agredidas como “enfermas”. La fuerza del titular contrasta con un subtitular más explicativo que aporta datos sobre la entrevistada, Caddy Adzuba.

Subtitular de la entrevista.

Entradilla

Recoge lo expuesto en el subtitular pero no en el titular (necesario aunque se trate de una cita directa). No obstante, su redacción es adecuada y breve. Ayuda a conocer a la protagonista de la entrevista y también las razones de sus actos. Intenta que el lector comprenda por qué es importante entrevistar a esta persona y acaba con un gancho : “está amenazada de muerte”.

Preguntas

La primera pregunta ayuda al lector a comprender la situación que rodea a la entrevistada, qué le ha empujado a hacer lo que hace. Asimismo complementa la entradilla con información adicional sobre la protagonista. La respuesta de Caddy Adzuba relata la cruda realidad que vivió en el Congo y como sufre una mujer en la guerra. Tras este primer contacto, el periodista va directo al tema que les ocupa: el por qué y las repercusiones de las violaciones de mujeres en la guerra.

La entrevista, a pesar de ser interesante, no denota un gran trabajo documental previo más allá de conocer a la entrevistada. Las preguntas del entrevistador parecen estar marcadas por un guion y, casi todas, están faltas de empatía. No pregunta nada que se salga de las cuestiones que haríamos cualquier persona. Al final algunas preguntas resultan anodinas y la entrevista, con solo 6 preguntas, queda un poco corta para la gravedad del tema que se está tratando.

Posible pregunta en la que el periodista debía haber hecho un trabajo documental anterior.

No está del todo bien tratado el tema (falta de trabajo documental, pocas preguntas,…), se echa en falta más variedad en las preguntas ya que solo se habla de dos cuestiones: la vida de la mujer maltratada en la guerra y qué empuja a Caddy Adzuba a continuar su lucha.

Orden y estructura interna

La entrevista sigue un guion determinado y pensado con anterioridad, esto provoca que sea una conversación algo fría y que el periodista se mantenga algo distante. La falta de documentación probablemente haya provocado esta circunstancia ya que por miedo a equivocarse no se hacen mejores y más preguntas.

Solo se tratan dos temas en la entrevista: causas y repercusiones de las violaciones de mujeres en la guerra del Congo y razones por las que la entrevistada decide, a pesar de todo, seguir con su lucha. Para el primer asunto se dedican cuatro preguntas (de la segunda a la quinta) y para el segundo, las dos restantes (la primera y la última).

Lo mejor de la entrevista, sin duda, son las respuestas de la protagonista relatando una realidad que es conocida por todos pero que en Occidente no se ve (o no se quiere ver). En la quinta pregunta es cuando se involucra a Occidente y se da explicación a la importancia que este tiene sobre los conflictos armados africanos.

Respuesta de Caddy Adzuba al por qué de la pasividad de Occidente sobre el conflico armado.

Aspectos mejorables

La entrevista es bastante mejorable. El insuficiente número de preguntas y el poco interés que generan acaban por dejar al lector con ganas de saber más, pensando en otras posibles e interesante cuestiones. Además, es bastante notable la falta de trabajo documental previo (algo indispensable a la hora de abordar correctamente una entrevista). Todo esto provoca falta de temas y poca profundización en los dos que sí se tratan.

Ecos de la entrevista

Buscando tanto el enlace, como el nombre de la entrevistada y el medio, podemos observar como, a pesar de todo, la entrevista (gracias en gran parte a su magnífico tema central) tuvo una gran repercusión en redes sociales.

Capturas de una pequeña parte de todas las veces que se compartió en Twitter la entrevista
Like what you read? Give JUAN LUIS GARCIA MERINO a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.