Relación entre la política y la prensa

Rita Maestre en Jot Down Magazine. Finales de 2016

Respuesta clave de la entrevista

¿En algún momento el Ayuntamiento que lidera Manuela Carmena se ha sentido víctima de una caza de brujas por parte de cierta prensa?

Esto lo hemos reflexionado mucho. No. Yo creo que, por supuesto, hay una cierta prensa no menor que tiene sus líneas editoriales y sus ideologías personales y como medios, y que no son muy partidarias de nuestro gobierno. Bueno, más allá del debate sobre la prensa, mucho más amplio, esto se asume con una cierta tranquilidad. Lo único que nosotros hemos tratado de exigir es que la información sea rigurosa, luego cada uno puede opinar cualquier cosa sobre las medidas que tomamos, y es razonable que así sea porque vivimos en un país democrático. Pero que al menos la información que se dé sea rigurosa y veraz. Creo que más que una cuestión de una «caza de brujas» lo que nosotros sufrimos al principio fue un estado de excepcionalidad brutal. Es decir, lo que sucedió en Madrid y en otros Ayuntamientos, pero fundamentalmente en Madrid, fue un hecho histórico que no tenía precedentes. Dejó descolocadas muchas cosas y desequilibró mucho el escenario institucional, político y mediático. Como un cierto shock. Y tardamos todos en recolocarnos. Tardamos nosotros en llegar al lugar en el que estábamos, y también el entramado mediático, político y de percepción ciudadana que estaba alrededor del Ayuntamiento tardó en asumir que la cosa había cambiado y no pasaba nada, porque el mundo seguía girando. Que la ciudad seguía funcionando, que había agua en las fuentes y luz en los semáforos. Tardamos un poco todos en asumirlo, por eso no creo que haya sido tanto una cuestión de caza de brujas ideológica, sino de incomprensión de un fenómeno que era difícilmente catalogable porque era muy novedoso, y ha tardado un tiempo en ser asumido no como una especie de excepción extrañísima y paréntesis raro e inesperado, sino como un evento más de una sucesión democrática de elecciones en las que en este momento ha ganado Ahora Madrid.

He elegido esta pregunta porque me parece bastante interesante ya que atiende a una corriente perteneciente a un partido, Podemos, que durante un tiempo defendían que había una caza de brujas donde ellos eran las víctimas.

Owen Jones en Jot Down Magazine. Octubre 2016

Respuesta clave de la entrevista

Sueles mostrarte muy escéptico con la prensa occidental, y en particular la británica. Con frecuencia has criticado su filiación con el poder.
Aquí el Gobierno no controla las televisiones y los periódicos, como sí pasa en Corea del Norte. Eso es evidente. No quiero establecer comparaciones porque en otros países los periodistas son perseguidos, torturados y asesinados, lo que sin duda es mucho más grave. Pero en Occidente, especialmente en Gran Bretaña, los medios son cada vez más propiedad de una serie de magnates políticamente muy agresivos, por una parte, y quienes escriben y trabajan en ellos proceden cada vez más de un entorno social privilegiado y muy reducido, por la otra. Esto último se debe a cosas como las becas periodísticas no remuneradas, por ejemplo, en las que tienes que trabajar gratis. Es algo que se pueden permitir solo quienes tienes padres pudientes. También al hecho de que el acceso al oficio sea a través de cursos y procesos de cualificación que, de nuevo, solo se pueden permitir unos pocos. Y eso cambia la manera de hacer las cosas, evidentemente. Y las cosas que se dicen y las que no. Nos decimos que en Occidente disfrutamos de libertad de prensa pero en la práctica existe un repertorio de ideas políticas que resultan aceptables y existe otro de ideas que no son aceptables.

He elegido esta pregunta y respuesta porque me parece muy interesante la reflexión que realiza el entrevistado, James Owen, en relación a la proximidad de algunos medios al poder en ciertas ocasiones.

Eduardo Madina en el diario.es. Noviembre 2016

¿Cuál es su opinión sobre el papel que ha jugado Juan Luis Cebrián y el Grupo Prisa en lo que les ha pasado a ustedes?
No distinto al que ha jugado cualquier otro medio de comunicación. Es libre para opinar lo que le dé la gana. Ha habido líneas editoriales de medios de derechas con un enfoque más hacia la derecha que durante mucho tiempo han sido muy críticos con muchos de nosotros. Nunca se nos ocurrió ir a denunciar a ningún director de ninguno de esos medios ni a llamarles nada en ningún programa, por una idea fundamental que tenemos algunos: los medios son libres para opinar lo que quieran y para enfocar la realidad a través de su mirada como les dé la gana.
Yo creo que no respetar eso es una grave deficiencia de comprensión de lo que significa la libertad de expresión y la libertad de información. Yo creo en políticos que no se metan en los medios y creo en medios que se metan en lo que quieran porque ya habrá luego ciudadanos y ciudadanas que decidirán si los leen o no los leen, los escuchan o no los escuchan. Me parece sorprendente que estemos hablando de esto.
Le pregunto por El País porque entiendo que no es un periódico cualquiera desde la óptica del PSOE. Quizá por tradición tenga otro cariz, otra influencia.
No, también eldiario.es lo leen la mayoría de los militantes del PSOE que conozco y todos sus dirigentes. Y también algunas televisiones y también algunas radios, que son las que más nos parece que se aproximan a nuestra forma de mirar, con matices a veces.

He elegido ambas preguntas por tratar la influencia que pueden llegar a tener los medios de comunicación, en este caso, un periódico generalista como puede ser El País.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.