Atardecer Nazca, Perú

LA MANIOBRA DEL SER HUMANO

Recordando la época de algunos años atrás, cuando había pocas preocupaciones como a qué hora iba a iniciar el recreo en el colegio, a qué hora mi madre me llevaría al parque, o las ansias de saber qué me iba a traer Papá Noel de Navidad, noté que estas preocupaciones siempre fueron un motivo para hacerme feliz, y que las mismas probablemente con el pasar del tiempo cambiarían. Estaba en una edad donde todo era absolutamente tranquilo. Aunque sigo siendo feliz (más que antes aseguraría) tengo algunas preocupaciones que cada vez van tomando más peso (aclaro, si y solo si, yo lo permito). No obstante, tengo claro que estas preocupaciones son elementos de la existencia del ser humano que no se pueden evitar.

En la adultez tendré otras responsabilidades que probablemente serán la razón de mi estrés. Pero, ¿cómo transformar esas angustias de mi diario vivir en tranquilidad? En busca de una respuesta, decido tomar caminos distintos en mi ruta de vida, realizando viajes como “mochilero”. Durante estos recorridos estoy seguro de que aprenderé a conocer la gente, sus culturas y sus tierras con el fin de compartir alegría en diferentes poblaciones.

La aventurera llamada “Alegría”.

Esta aventura me llevará por distintos lugares, aprendiendo a volar por mi cuenta; abriendo caminos que, si no es tomando acción, nunca descubriría; llenando mi energía de experiencias valiosas; y analizando si la teoría aprendida en la escuela es igual a la realidad exterior. Todo esto con el fin de que esta serie de habilidades puedan convertirse en capacidades para adaptar a mi ser en mi crecimiento personal.

Monserrate, Bogotá

Tiempo atrás era una persona que no sentía responsabilidades, tomaba las decisiones menos acertadas al momento de realizar mis acciones y en ocasiones quería hacer lo que los demás querían que hiciera.

(Créanme…lo hacía).

Siempre quise ser una persona libre sin importarme si hacía las cosas bien o mal, al fin al cabo de su resultado recibiría una enseñanza que podría servirme; quizás no en ese preciso momento, después el curso de la vida me haría exponer mi conocimiento para ascender un peldaño más.

En varias ocasiones fui tildado de loco. También me criticaron por buscar la felicidad cada segundo. Ahora tengo claro que aunque siempre existirán esas personas roba sueños, mientras el cuerdo duda, el loco emprende y termina la aventura.

Entonces, hace parte de mi filosofía de vida ser ese loco que no busca pensamientos negativos que impidan terminar sus aventuras o crear excusas evitando avanzar en la hazaña. Por eso decidí tomar acción dando inicio a mis vuelos hacia la felicidad de mi energía y cuerpo…

…siendo ese loco que lucha por cumplir la fantasía de su locura.

#ReagalateUnaSonrisa / Laguna de Tota
¡BUENOS VIENTOS EN TUS VIAJES!
#RegalateUnaSonrisa

Juan Camilo Hernández Ramírez.

Editado por: Sergio Escobar Angel.

Quedo atento a sus comentarios, recomendaciones y críticas. Para que sigamos este vuelo donde nuestra misión es “Hallar el límite de la felicidad”.

Like what you read? Give Juan Camilo Hernández R. a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.