En agradecimiento a mis compañeros de TEDxUPP 2017

Así se trabaje día a día por alcanzar mejores ideales, a veces, puedes equivocarte y transitar el camino de manera algo cínica, incrédula o solitaria. Sobre todo cuando el sonido de tus pasos es más bajo que el ruido de quienes están aquí solo por el dinero o por la fama, con la ética y el bien común muy por detrás.

No hay nada mejor que ser el menos experimentado o virtuoso de un grupo cuando se busca aprender.

Por ello, rodearme de los organizadores y oradores de TEDxUPP por casi dos meses significó varias cosas: un oasis en el camino, una muestra de calidad humana y, también, un agradable golpe de humildad.

Me queda claro que me hace falta mucho para generar el impacto que mis compañeros han logrado y no sé si algún día será comparable. Sin embargo, también he confirmado que lo único necesario para hacer la diferencia es hacer más grande el corazón.

Me han llenado de energía. Me han recargado las baterías. Vayamos por mucho más.

De verdad, muchas gracias.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.