Le debemos exigir más a a oposición de lo que le exigimos al gobierno

El lanzamiento de la candidatura de Cynthia Viteri por la unidad estaba más claro que el agua. Un pana me decía hace unos días que Paul Carrasco tiene el carisma de un zapato, y la verdad no se, porque no lo conozco en absoluto más allá de una par de veces que lo he visto de cerca. Pero vamos, alguna figura de contienda debía tener La Unidad para que esto parecieran unas primarias.

Antes que eso, había llegado el notición de que Compromiso Ecuador apoya la candidatura de Guillermo Lasso. Más o menos como cuando tu mamá te dice que eres el niño más guapo del salón o cuando tu tía te dice que no entiende como no tienes novia si eres todo un cuero. ¡Y obvio que lo iban a apoyar! no había por dónde más verlo.

El tema con todo esto es que en Ecuador la oposición parece querer dar una imagen de factor sorpresa, una especie de pantalla en la que las piezas se mueven, cuando en realidad no hacen sino presentarnos aquello que ya veníamos sabiendo desde hace tiempo.

Y ojo, hablo de la oposición porque siento que en estos tiempos, a cuatro meses de las elecciones generales, es a ellos, no al gobierno, al quien debemos exigirle más.

Tenemos a Lasso, a Cynthia, a Paco, a Dalo, por ahí quiere hacer algo la Tibán. Ayala Mora, y claro, el eterno, el infalible, el infaltable, Alvarito. Y todos juuuuuuuran que van a ganar, que van a segunda vuelta, que el Correismo tiene los días contados porque según cada uno de ellos, esta es la oportunidad. Pero ¡¡OJO!! no digo que no puedan ganar, sino que no todos pueden apuntar a ganar en estas elecciones al mismo tiempo.

Este vicio de mirarse al ombligo y creer que solo pueden influir desde la presidencia nos va a costar caro a todos. Si la oposición se sigue dividiendo de manera infantil y egoísta, lo que viene será su completa y total responsabilidad. Los candidatos deberán entender que un país entero confía en ellos, pero que en democracia se gana o se pierde, y no nos hagamos los locos, el Correismo no va a ceder, no importa si lo lidera Moreno, Glas o Correa.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.