LA “SEÑO” TERESA

Teresa es la mamá de mi querido amigo Boris. Cuando los visitamos en su casa de Ciudad del Milagro, ella recordó y nos habló de sus años de maestra con mucha emoción.
Nos contó que se inició en Cafayate y que, unos años después, se trasladó a la Capital de Salta, siendo maestra en sus comienzos y profesora después.

Teresa trabajó en doble turno, con hijos, una casa que atender y un marido ejemplar, pero para ella, ir cada mañana a la escuela era y es aún un gran orgullo en su memoria.

“Tempranito, tempranito partíamos a la escuela a enseñar y transmitir valores y principios, reforzando lo que venía de la casa. En mi casa yo era visita. Recuerdos de los vecinos tengo pocos, no tenía tiempo!”, nos dijo con sus ojos grandes y su mirada profunda que transmite mucha seguridad y fortaleza.

“En la escuela, según la circunstancia, era maestra, directora u ordenanza. En eso no había problema”, me cuenta orgullosa.

Al escucharla, recuerdo yo también el esfuerzo y sacrificio de mi madre, maestra desde los 17 años, pero también su alegría para llevar adelante su trabajo.

Hoy quiero saludar a Teresa, a mi madre y a todos los maestros de Salta por su vocación y compromiso con la educación de nuestros chicos. Ellos son la llave de un presente y futuro mejor.

GRACIAS!

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Héroes Salteños’s story.