El día antes de viajar

Por favor, No interrumpas.
Sentate y escuchá.
Porque yo me estoy durmiendo y cuando uno duerme fluye, no hay vuelta atrás.
¿Será eso lo lindo de fluir?
Hoy vos no me podes ofrecer escapar. Ya llegaste tarde
Las personas se mueven, vos te moviste.
Sentate y escuchá.
¿Qué me podes ofrecer vos?
Si lo que vos tenés ahora a mi no me interesa.
En cambio, yo tengo todo lo que te interesa acá al lado mío.
Un bolso, un cuaderno, un lápiz, algo de ropa.
¿Sentís ahora lo que te estoy diciendo?
Todo eso que buscabas, desapareció.
Todo eso que sentías, se fue.
Vení, aliviate, acá cerca tenés lo que querés.
Esto es mucho para mí sólo
Brilla como mil diamantes
Es muy poderoso
Necesito compartirlo con vos.
Sentate y escuchá.
Es simple, no estoy equivocado. No estoy diciendo que pensar sea incorrecto.
Pero no lo hagas, no ahora.
Seguro en este tiempo te guiaste por lo que te dijo la gente
¿ En qué carajo estabas pensando?
Sé que no es fácil, para mí tampoco lo es.
Pero por suerte hoy tengo la claridad para decírtelo.
Lo tenías todo ahí, las ganas, el poder, el amor, los colores, los aromas, los sabores.
Todo por conocer.
Y ahí encontraste el equilibrio en este giroscopio eterno. Tu equilibrio.
Esta es mi manera de decirte adiós, porque no puedo decírtelo cara a cara.
Tal vez ya hablé con vos antes,
y no importa lo que pase de acá en adelante,
porque se que este fue el día más perfecto que tuve.
Like what you read? Give Juan Cruz Bonel a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.