Cuando el software viene a casa a comer

Todas las industrias del mundo están siendo devoradas por alguna forma de software o de innovación tecnológica. Un claro ejemplo de esto es Uber que está destruyendo a nivel global, y a un ritmo exponencial, la industria de los taxis. El software se está comiendo al mundo y es inminente que terminará creando nuevos mercados y transformando todas las industrias que conocemos.

Hay ciertos procesos por los que atraviesa una industria cuando está siendo transformada por software. Tomemos el ejemplo de la industria de la Salud.

Hace 20 años una empresa del sector salud utilizaba el papel para llevar registro de la historia clínica de un paciente, sin embargo este proceso era lento y poco eficiente en costos. La solución a este problema llegó hace 14 o 12 años con la introducción del software para Historia Clínica Electrónica. A este cambio lo podemos definir como Implementación Primaria de Optimización, puesto que es la primera decisión que tomó la empresa de complementar sus procesos con una herramienta tecnológica y lograr optimización. Luego de que varias empresas han tomado esta decisión, esa pieza de software pasa a convertirse en un estándar dentro de la industria. Hoy es raro encontrar a un centro de salud que no tenga Historia Clínica Electrónica, y si lo encontramos, lo consideramos obsoleto. En este fenómeno, el software entró en una industria y ayudó a sus empresas en la ejecución de sus procesos.

El software como Implementación Primaria de Optimización luce como una ayuda importante para la compañía. Podríamos decir que se comporta y lo percibimos como a un empleado altamente efectivo y capaz.

Sin embargo, ninguna compañía tiene control sobre la evolución del software, este avanza con pasos agigantados por todos los flancos posibles en todos los rincones del mundo. Es la tecnología más importante que ha desarrollado la humanidad, y afortunada y sorpresivamente el avance de esta tecnología no depende de ninguna industria, organización o compañía. De hecho, sucede todo lo contrario. Cuando el software deja de ser un complemento para optimizar procesos, suele pasar a convertirse en un competidor de la industria que antes complementaba, y luego en el jugador más importante de ella. ¿Cómo se da este fenómeno? A través de una compañía que toma al software como su razón de ser y como toda la base de su operación. Esta es la compañía que termina transformando la industria y devorando a las compañías que no pudieron (o no decidieron) actualizar e innovar rápidamente en sus soluciones tecnológicas.

El caso de Google puede ayudarnos a entender mejor esta idea: Para el 2004 Google ya había lanzado su sistema de publicidad digital como funcionalidad de su buscador. Muchas agencias de publicidad y empresas aprovecharon esto y usaron la nueva herramienta como un complemento de su operación publicitaria, puesto que les reducía costos (Es 10x más barato pautar en digital que en impreso) y les permitía llegar a una mejor y mayor audiencia. Esto fue un claro ejemplo de Implementación Primaria de Optimización. Pero, para el 2014 sucedía que Google había evolucionado tanto su sistema de publicidad digital que cualquier persona o pequeño empresario podía usarlo y obtener resultados decenas, o incluso cientos, de veces mejores en comparación a contratar a una agencia de publicidad y crear anuncios impresos. El resultado lógico es que Google (y varias redes sociales más como Facebook y Youtube) está matando a las agencias de publicidad. En tan solo 10 años Google pasó de ser una herramienta de ayuda de las agencias, a ser la compañía que transformaría 100% la industria de la publicidad y le está dando la estocada final a miles de agencias alrededor del mundo. ¿Qué sucedió aquí? La herramienta que parecía ser tan útil al principio atravesó una transformación Complemento-Competidor-Monopolio. Y estas transformaciones suelen darse de forma casi que transparente, nunca pensaríamos que una pieza de software que complementa nuestra operación pueda terminar convirtiéndose en el competidor que nos saque del mercado y lo termine monopolizando.

Ahora ¿Qué puede hacer la empresa promedio cuya razón de ser y base operativa no es el software? ¿Cómo hace la empresa para mantenerse relevante y viva por los próximos 20 o 30 años? Todo el mundo responde innovación, pero casi nunca nadie toma la innovación como una estrategia, se sigue viendo como un requisito o algo que se puede subcontratar (Es decir, como un complemento), y esta forma de verla, en muchos casos, es, o será, una sentencia de muerte para la compañía; o al menos, de pérdida de relevancia y competitividad. Por todo esto, las compañías de hoy estás obligadas, por puro instinto de supervivencia, a tomar la innovación, el desarrollo de software y la utilización de la tecnología como la base fundamental de su estrategia de crecimiento, como la piedra angular de su modelo de negocio. Deben sí o sí trabajar en mantenerse a la vanguardia y entender lo que sus clientes demandan constantemente, para así entrar en un ciclo constante e infinito de mejoras y de innovación que termine resolviendo siempre las necesidades que los clientes demandan y demandarán.