Juan Pablo Araya
Juan Pablo Araya

Juan Pablo Araya

y ahora como antes es una verdad evidente: cuanto más dulce la lengua, más afilado el diente.