Software libre en educación, ¿una cuestión de ética?

Con el software libre, como es sabido, las personas gozan de cuatro libertades cuando hacen uso de este:

Utilizarlo con cualquier propósito.

Estudiar cómo funciona y modificarlo, adaptándolo a sus necesidades.

Distribuir copias para ayudar a amigos y comunidad.

Mejorarlo y hacer públicos los cambios, en beneficio de usuarios y desarrolladores.

Según Alexis Fernando Sánchez, “estas libertades ponen en valor las acciones humanas de crear, compartir, colaborar y distribuir herramientas y conocimiento”. De acuerdo a ello, podría entenderse que el uso de software libre en los procesos de enseñanza-aprendizaje es un acto ético, en tanto que con esto se promueve el valor de la solidaridad.

Para Juan José de Haro “es necesaria una educación donde los valores como la solidaridad, la ayuda a los demás o la honestidad formen parte de ella. El uso de este tipo de software junto a los valores presentes en la Web 2.0 dan coherencia a nuestra actividad, entre aquello que enseñamos y aquello que hacemos como docentes”. Por eso él entiende como obligatorio utilizar herramientas pedagógicas de software libre.

Finalmente, sobre este tema en la página web del sistema operativo GNU, se afirma: “Las instituciones educativas de todos los niveles deben utilizar y enseñar exclusivamente software libre porque es el único que les permite cumplir con sus misiones fundamentales: difundir el conocimiento y enseñar a los estudiantes a ser buenos miembros de su comunidad”.

El uso de software libre en los procesos de enseñanza-aprendizaje, ¿es entonces una cuestión de ética? En razón de lo expresado hasta este punto, sin duda la respuesta es afirmativa.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Juan Esteban Quintero G.’s story.