(Imagen: http://www.letour.fr/le-tour/2017/es/historia/)

Según el apartado histórico del Tour de Francia, el ciclista belga Gustaaf Deloor disputó dos ediciones de la ronda gala. De acuerdo con su web oficial en 1933, cuando pasaba de los 19 a los 20 años, debutó en la carrera y concluyó en una meritoria 27ª posición. En 1937 regresó al hexágono para concluir en la 16ª plaza y, aún más importante, imponerse en una etapa.

Gustaaf Deloor, quien por si aún no les suena es el primer ciclista que inscribió su nombre en el palmarés de la Vuelta a España, y por partida doble, y en sus dos primeras ediciones (1935, 1936), sí corrió ese segundo Tour de Francia que se le asigna y sí venció esa etapa que se señala. Staaf compitió dentro de los “touristes routiers”, esto es, fuera de los equipos nacionales oficiales. Desde su perspectiva esto mermó mucho mayores aspiraciones en la general, toda vez que había ganado una carrera como la Vuelta en dos ocasiones y quedaban claras sus dotes fondistas. Pero no fue integrado en el equipo belga oficial. A la postre, un lance de carrera en el que él se vio involucrado, según los jueces, contribuyó a que el equipo oficial belga se retirase de la carrera por una sanción a Sylvere Maes que consideraban injusta.

Gustaaf, en la etapa Niza-Tolón del Tour 1937 (Imagen: Biblioteca Nacional de Francia)

Staaf ganó en la sexta etapa, una jornada que unía la suiza Ginebra con Aix-les-Bains sobre 180 kilómetros. Y podía haber sumado algún éxito más, porque ciertamente lo rozó con dos segundas posiciones en parciales y otros seis top-5. Pero Gustaaf, dorsal 102, se las tuvo que ver con su compatriota Eloi Meulenberg tanto en el primer sector de la undécima etapa, Niza-Tolon, como en el tercero de la decimocuarta, Ax les Thermes-Luchon.

Sin embargo el apartado estadístico de la página oficial del Tour de Francia se equivoca en la asignación de esa primera participación de 1933 a Gustaaf. Él era todavía un ciclista aficionado cuando se disputó ese Tour de Francia; aunque su paso por la antesala del profesionalismo fue ciertamente breve, su saltó no se concretó hasta el mes de septiembre. Sin embargo la ronda gala no miente del todo, porque sí hubo un Deloor corriendo aquella edición: se trataba de su hermano mayor, Alfons.

(Los hermanos Deloor, en Suiza: Gustaaf Deloor, centro-izquierda; Alfons, centro, derecha)

Alfons Deloor (1910) (que a diferencia de su hermano Gustaaf, natural de la flamenca De Klinge, nació en suelo valón) había cuajado muy buenas actuaciones desde su salto al profesionalismo. Estamos hablando de un segundo clasificado en todo un Tour de Flandes, quinto en una París-Bruselas, décimo en una París-Roubaix y, también, todo un subcampeón en la Vuelta a Bélgica. Avalado por sus resultados Alfons se convirtió en el octavo y último hombre que integraría el potentísimo equipo oficial de Bélgica. Portando el dorsal 7, el mayor de los Deloor tenía inicialmente la misión de apoyar a Georges Ronse. Su retirada, el mejor estado físico de otros ciclistas y el ascenso al liderato temporal de Georges Lemaire y le hicieron trabajar para otros compañeros. Alfons, en aquel primer y último Tour que disputó, firmó tres top-ten en otras tantas etapas, acabando séptimo en las llegadas de Montpellier y Burdeos. Y, también, harto de verse más fuerte que a los que tenía que mimar, se autoconvenció de que nunca jamás trabajaría para otro corredor.

(imagen @juanfdelacruz)

Esto último fue una promesa no cumplida, porque en 1936 ayudó muchísimo a su hermano Gustaaf para ganar la segunda edición de la Vuelta a España. Fue fundamental. Y Staaf, agradecido, siempre unido a Alfons, más que hermanos, y de hecho ciclista por su influencia y la de otro hermano mayor que no llegó a ser profesional, fue muy importante para que Alfons concluyera en la segunda posición. Dos hermanos en un mismo podio.

Ya a finales de 2016 se le hizo saber a los organizadores del Tour, y a la Federación Belga, que tenían este error dentro de su palmarés. Pero la confusión se mantiene aún hoy en día, inalterada. El aviso, por lo visto, tampoco fue atendido. Los hermanos Deloor, vidas intensas, trayectorias curiosas, se merecen por lo menos la corrección.

Juanfran de la Cruz

Written by

Una vez ejercí el periodismo | Aquí básicamente bicis y zapatillas | cycling | running | landscapes

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade