El primer escrito

Todavía no te tengo, y ya tengo miedo de perderte. El amor y el destino actúan de formas extrañas y hasta absurdas.

Tratarte a la distancia ha sido suficiente para crear en mí un hueco en el estómago, un insomnio desesperante, una mente que corre a mil por hora, que pide a gritos estar a tu lado y compartir hasta que amanezca.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.