LA EXPERIENCIA DE LAS TIC

athiefsend // https://www.flickr.com/photos/123962244@N04/14336794160/in/faves-71074467@N00/

No es lo digital, sino la mediación interactiva; no son los dispositivos, sino los significados que empaquetamos con ellos; no son los circuitos, es la interfaz; no es la herramienta, sino el entorno; no es el uso, sino la personalización; no es la función, sino la finalidad y los valores implícitos; no es lo que descargas, sino lo que creas o sientes; no es el ensamblaje, es la semiosis.

Y podríamos seguir, porque la experiencia no está en lo que hace posible los procesos de información y comunicación (lo digital, los bits), que son la abstracción necesaria para poder organizar la infinita (o inmensa) experiencia humana, sino en las distintas formas y niveles de esos procesos: pensar (o impedirlo), deliberar (o imponer), amar (u odiar), comerciar (o robar), alabar (e insultar), y más. Cada aspecto de la experiencia humana puede ser comprendido como un proceso de información o comunicación, y, en ese sentido, estructurado con TIC.

En la medida que las complejidades de cada ámbito de la experiencia humana son distintas, dará origen a instancias de TIC distintas, es decir, eso que llaman TAC (tecnologías del aprendizaje y el conocimiento) y TEP (tecnologías del empoderamiento y participación) son solo distintos niveles de la experiencia estructurados como TIC. Esas siglas son formas de simplificar o reducir la experiencia, porque tendríamos que crear tecnologías para cada actividad humana (en el sentido de Engeström) y habría tecnologías para la investigación y la colaboración (TIC, también), lo cual sería de nunca acabar. Más coherente y sistemático es tratarlas como variantes de un mismo concepto: las TIC como entorno de experiencias humanas, un entorno con un tipo distinto de organización de la experiencia.

Como pienso los ámbitos de la experiencia humana…

[De mi pinterest: https://es.pinterest.com/pin/102245854018609812/]

La experiencia de las TIC radica en darse cuenta que hemos generado o creado un entorno organizado alrededor de una relación triádica de tres agentes: la persona, el objeto de la actividad y la mediación interactiva o autónoma de las TIC. No es más una relación entre persona y objeto, en la que la mediación es interiorizada por la persona o acompaña el contexto de presentación del objeto. Hemos integrado un mediador en el que hemos depositado un programa, el cual se comporta como su conciencia y que no está controlado completamente por la persona que actúa en ese entorno. En otras palabras, la experiencia de las TIC implica la participación activa (y cada vez más autónoma) de la mediación integrada en el entorno mismo.

No comprendemos realmente las TIC si no somos conscientes de esta semiosis incrustada en el entorno, como es planteada, entre muchos, por O’Neill, (2008) en “Interactive Media — The Semiotics of embodied interaction”. Esto tiene raigambre macluhaniana, y ya fue adelantada por dos líneas de pensamiento:

  1. La comprensión crítica de los medios, por ejemplo, Scolari en “Hipermediaciones” o Martín-Barbero en el libro citado más abajo. Esto se refiere a lo comprendemos como cultura digital y comunidad virtual.
  2. La disciplina conocida como “Human-Computer interaction” (HCI) o Interacción Hombre-Máquina, definida como en la introducción de Dix (2009) citada abajo. Esto influye en la configuración de la identidad digital y en el desarrollo de la gestión del conocimiento.

Ambas líneas de pensamiento hacen confluir la teoría crítica, el interaccionismo simbólico, el pragmatismo, la teoría de la información, la semiótica y la cibernética, entre otros.

La experiencia de las TIC en esta época consiste en una reformulación de sus relaciones con el entorno, porque el entorno mismo cambia. Como enuncian en una miniserie divulgativa (Generation Earth, 2012) con mucho entusiasmo: “estamos rediseñando el mundo”. Y este proceso implica hacer del entorno similar a nosotros, pero, en el camino, las consecuencias serán que nosotros cambiemos y la forma de la experiencia humana se modifique profundamente.

Algunas lecturas…

Boomen, M. V. D., Lammes, S., Lehmann, A. S., Raessens, J., & Schäfer, M. T. (2009). Digital material: Tracing new media in everyday life and technology (p. 304). Amsterdam University Press. http://www.oapen.org/download?type=document&docid=340034

Dix, A. (2009). Human-computer interaction (pp. 1327–1331). Springer US. https://www.researchgate.net/profile/Alan_Dix/publication/224927543_Human-Computer_Interaction/links/02e7e51a84759ab04d000000.pdf

Martín-Barbero, J., & Martín, M. B. (1998). De los medios a las mediaciones: comunicación, cultura y hegemonía. Convenio Andrés Bello. http://files.cultura-y-medios-audiovisuales.webnode.es/200000060-d3c67d4c0c/de%20los%20medios%20a%20las%20mediaciones.pdf

Nadin, M. (2011). Information and Semiotic Processes. The Semiotics of Computation. Cybernetics & Human Knowing, 18(1–2), 153–175. ftp://ftp.inf.puc-rio.br/pub/docs/FomularioSolicitacoes/nsmail.pdf

O’Neill, S. (2008). Interactive media: The semiotics of embodied interaction. Springer Science & Business Media. http://blogs.iad.zhdk.ch/embodied-interaction-advanced/files/2013/11/Semiotics_of_Embodied_interaction.pdf

Plowman, L. (2015): Rethinking context: Digital technologies and children’s everyday lives, Children’s Geographies, DOI: 10.1080/14733285.2015.1127326 — http://www.tandfonline.com/doi/pdf/10.1080/14733285.2015.1127326