Anomalía

(Este texto se está corrigiendo)

Es obvio que la existencia humana tiene sentido. Pero también es obvio que la consciencia no lo tiene.

En general todo tiene un estado en este instante y seguramente tendrá otro en el instante siguiente. Ese estado siguiente puede ser la no existencia.

Si hablamos de una piedra o una gota de agua, el fin de la existencia de esa piedra como tal no le importa a la piedra. Por lo tanto no hay conflictos. O eso es lo que conocemos hasta ahora.

El problema del ser humano es que sabe que en algún momento su existencia se transformará en otra cosa, pero también sabe que su consciencia desaparece en ese cambio de estado.

El ser conscientes de que perderemos consciencia es el conflicto de todo y es lo que no tiene sentido.

En algún momento de la evolución, algo generó esta anomalía. Porque si buscamos otros seres con este mismo defecto, no los encontramos.

Y si no somos la regla, somos la excepción.

No deberíamos tener consciencia. Así no nos molestaría en lo más mínimo el hecho de que todo lo que vivimos, aprendimos, amamos, lloramos termina con nosotros mismos. Puede que alguna experiencia podamos transmitir, aunque jamás completa.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Juan Manuel Agüero’s story.