Contribución

Nuestra mayor contribución al mundo natural, al mundo de la biología, al mundo de la química orgánica, a ese mundo verde y equilibrado, a ese mundo casi perfecto, es ser abono para la tierra. No podemos, como seres humanos, colaborar en ese equilibrio sin, en algún punto, desequilibrarlo. Y ese es nuestro castigo por tener imaginación, por tener memoria, por tener arte y por tener razón.