6 lecciones de cómo llevar un equipo a la ruina

Esta es una CARTA ABIERTA DE UN AFICIONADO A RAUL PINTO, Presidente de Liga Deportiva Alajuelense, Costa Rica

Gracias Raúl Pinto, por las valiosas lecciones gerenciales. Si desean alguna vez llevar a la ruina económica, deportiva y moral a un equipo de fútbol o a una institución, siga con cuidado lo que Pinto y compañía han intentado hacer desde el inicio:

Piense en usted, no en la marca. Cada vez que abra la boca ante las cámaras, compórtese como un aficionado con una cerveza en la sala de su casa. Olvide que representa a una institución con casi 100 años de trayectoria.

Sea inconsistente. Emociónese con los micrófonos y las cámaras. No importa que un día defienda a un jugador y otro día obstaculice su carrera. Lo importante es figurar.

Insulte a los suyos. Por ejemplo a su afición. Eso será muy efectivo para que la gente se motive a volver al estadio. ¡Oh wait!

Nunca sea un caballero. Muéstrese ante aficionados, rivales, y sus mismos empleados como un empresario aldeano sin respeto, que administra un club como una asociación comunal. Bonus si utiliza la herramienta de Whatsapp para despedir a uno de ellos.

Piense con el estómago. Como con el DT Hernán Torres. Un profesional de primer nivel que casi gana la primera temporada, pero cometió un error en la final. No piense en el largo plazo. ¿Para qué? Lo echamos, y ya. No pasa nada.

Copie a la competencia a lo ‘chambón’. Copiar no es malo en mercadeo. Si se hace bien, con sutileza, elegancia y oportunidad. Pero la desesperación raya en lo patético. Por si no lo sabían, me refiero a llevar el ‘bendito’ clásico al Nacional por hacer plata. Supérelo. (ni gana el juego, ni gana plata)

Soy liguista orgulloso. Sé que en este momento somos objeto de burla. Muchas circunstancias son patéticas, pero es una gran institución. Histórica. Referente. Grandes jugadores en Europa han entrenado en nuestras canchas y lo seguirán haciendo.

Pero esto también va para la afición de otros equipos. Que La Liga se arruine, le afecta al fútbol del país. Nos hace retroceder. ¡Ojalá más de 4 equipos fueran instituciones sólidas, competitivas, que ayuden a repetir el éxito de Brasil 2014!

Deseo (será que me quedaré en el deseo?) dirigentes (futbolísticos, olímpicos, etc.) con visión de largo plazo. Con humildad. Con honor, que merezcan llevar en su CV el nombre de nuestras instituciones.

Señor Raúl Pinto, hágase a un lado. Los liguistas y el equipo, necesitamos urgentemente que se vaya.

FOTO/Nacion.com

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.