Y los griegos votaron…¿qué nos dijeron?

Ya pasaron las elecciones griegas de las cuales escribí el día de reflexión. Ya tenemos un resultado resultado, fue este:

Los datos:

  • Syriza casi alcanza en voto (menos de 1 punto de diferencia) sus resultados de enero, casi mantiene la ventaja (punto de diferencia) respecto a Nueva Democracia, pierde 4 escaños y sigue pudiendo depender, como en enero, de un solo partido más para formar mayoría.
  • Ningún partido de los minoritarios avanza significativamente, excepto el el otrora todopoderoso PASOK que vuelve a entrar en el parlamento pero con un 6% del voto.
  • Los escindidos de Syriza, que contaban con 25 diputados, 1/6 tras las elecciones de enero no llegan al 3% (1/12 del voto de Syriza) y quedan fuera, incluso con el apoyo de Varoufakis y algunos cargos de Podemos.
  • Las encuestas que apuntaban a un resultado igualada con posibilidades de victoria para cualquiera de los 2 grandes, han fallado estrepitosamente. El ataque a Syriza, bien calificándoles de ineptos por parte de los medios de la derecha, bien de traidores por parte de la izquierda purista, ha generado un voto oculto que ha votado.
  • La mayor abstención sin embargo no ha alterado la foto fija de las preferencias electorales de los griegos ahora mismo.

Mis conclusiones y que creo que pueden ser útiles de cara a la confección del programa de Podemos, sus posibles alianzas y sus listas de cara a las generales serían:

  • El pueblo griego no se siente traicionado por Tsipras, en todo caso decepcionado porque no haya funcionado su intento honesto pero siguen queriendo fuera a ND y PASOK (entre los 2 no suman lo que Syriza), también ha sido sabedor, que si la situación pasa por cambiar la correlación de fuerzas en la UE, echar a Tsipras, iba a dificultar el avance de otras fuerzas del cambio que se quedarían desacreditadas.
  • El #OXI significó un apoyo explícito del pueblo a la negociación de Tsipras pero no un mandato para romper con el euro, que no estaba en el programa de Syriza, es decir, la firma no se ha vivido como un incumplimiento del mandato del referéndum sino como un órdago que no ha funcionado, o podrá dar frutos algo más tarde, de hecho el FMI ha variado su posición desde entonces.
  • Hay que tener cuidado con minorías tratando de forzar soluciones que claramente no son las preferidas por la gente. Hay que entender que los eventos partidarios, y los consensos que ahí se puedan alcanzar entre posiciones relativamente cercanas no tienen que darse por “lo que espera la gente”. En mi caso creo muy positivo que “Unidad Popular” haya quedado fuera del parlamento. Se ve que no todas las uniones suman. Syriza tenía 149 diputados, necesitaba pactar con otro partido pero tenía 25 diputados que estaban por incumplir uno de los puntos claves de su programa, seguir en el euro. Ahora Syriza tiene 145 diputados, sigue teniendo que pactar con otro partido, pero se ha quitado el problema de tener a una parte importante de su grupo parlamentario pugnando por una solución que ahora hemos visto que el pueblo no considera la idonea.
  • Estar “ofialmente” con Tsipras en su mítin final y dar apoyo sin reservas ha sido un acierto. Algunos riesgos compensan.
  • Para Podemos un buen guión: a veces todo no es posible enseguida, en cualquier caso se evitará el precipicio, se requiere acumular fuerzas en más países para iniciar el cambio del corsé de la UE con otras políticas, eso de que “a Tsipras lo había machacado la UE y su propio pueblo lo quitaría” que convenía al PP y al PSOE no ha pasado…. La consolidación del nuevo bipartidismo griego permiten extrapolar y pelear para que el votante del PSOE acelere en el reemplazo de su opción natural.
  • Lo que al principio parecía un jarro de agua fría a las posibilidades electorales de Podemos, las condiciones del tercer rescate aceptado por Syriza tras el mayoritario #OXI, ahora se convierten en oportunidad al mostrar a los “socios de Podemos” como partidos de gobierno, responsables, y revalidados tras su gestión.

@juanmateu