Un país que nunca fue

Cuando la revolución bolivariana llegó a Venezuela -entendiendo Venezuela como el lugar geográfico en el que vivo- yo tenía 8 años. Yo fui un niño común, poco que comentar, y como cualquier niño en esa época, no sabía absolutamente nada de política, sociología, economía o básicamente nada más que leer y el significado de Gokú para la salvación de la humanidad.

En ese año, se propuso y se eligió la asamblea nacional constituyente, que termino de darle forma a la propuesta de reconstrucción del estado traída por hugo chávez. En este punto, comienza el relato del país que mis maestras me habían dicho que era y que hoy, 18 años después, puedo evaluar con un poco más de criterio.

- Venezuela es Democrática -

Podemos entender como democracia el sistema de organización política en el cual la decisiones importantes, son tomadas por la gente, a través de una votación popular, directa, secreta y universal. Es universal porque en una votación democrática, cada persona tiene UN voto y éste vale exactamente lo mismo que el voto de otra persona, todos tienen derecho y el mismo derecho. Se elige de manera directa a los gobernantes, diputados, concejales y otras formas de referendum, es decir, no a través de delegados. El voto es secreto para proteger la integridad de los votantes y prevenir el uso de la coacción por parte del poder.

La democracia ha surgido de la idea de que si los hombres son iguales en cualquier respecto, lo son en todos. Aristóteles.

La república bolivariana de venezuela, se fundó por medio de una asamblea nacional constituyente que fue “elegida” por el pueblo en votación popular en dos etapas. La primera, se votó sobre si la población estaba de acuerdo con la convocatoria a la asamblea, y sobre si aceptaba las bases en las que se formaría la misma, es decir, un conjunto de reglas predefinidas sobre las cuales se podría mover la asamblea.

El carísma de hugo chávez, ya en ese momento se había apoderado de la mayoría de los corazones del país, aunado al desconcierto que producía sobre los partidos tradicionales, a los que casi hizo desaparecer.

La segunda etapa, fue la elección de los miembros de la asamblea. El entonces presidente, armó la elección de la constituyente de manera fraudulenta, con un modelo matemático que llamó “Kino” y que le permitió ganar con el 65,8% de los votos, el 95% de los curules a la asamblea.

Debemos reconocer que la asamblea tenía aceptación en la mayoría de los votantes venezolanos, pero también debemos reconocer que la misma votación fue increíblemente fraudulenta por lo anterior comentado. Unos pocos -aunque mayoritarios- se llevaron la totalidad de la asamblea que decidiría la refundación de una republica ya instalada, con 40 años ininterrumpidos de democracia.

Este fue sólo el inicio de innumerables delitos a la democracia, así se permitió que una pequeña mayoría tuviera el poder absoluto en la asamblea nacional durante los 15 años que siguieron. Permitió coaccionar a funcionarios públicos, usar dineros del estado en campañas. Rechazar y luego imponer una reforma a la constitución. Cerrar canales de televisión y medios tradicionales.

Venezuela, la república, permitió sin alarma que en pleno siglo XXI, con elecciones CADA AÑO, y con sistemas automatizados de elección, se perdiera la democracia por completo. Desde 1999 no han habido elecciones libres en esta tierra.

- Venezuela es civilizada -

Para entender este punto, debemos entender civilización como una sociedad compleja, pero a su vez, abierta. La podemos diferenciar de una sociedad tribal, monarquica u otras, porque las relaciones sociales se dan en un entorno de libertad y estado de derecho. Esto, evidentemente, desde un punto de vista occidental, que es la civilización a la que creíamos que pertenecíamos.

Los años que le siguieron a la pérdida de la democracia fueron de conflicto intenso en algunos, y de tranquilidad en otros tantos. Como decía bolívar: Un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción. Al no ser instruidos en la república, y en el significado de ser un ciudadano, perdimos el norte y nos dejamos llevar por la algarabía que proponía el poder.

En el año 2001, los pocos que quedaron luchando en política no eran básicamente políticos. Los sindicatos, gremios, cámaras de empresarios y dirigentes sociales diversos tomaron la palestra en la lucha política en contra del poder ahora constituido. Ese mismo año, chávez, como luego reconoció, percibió que era la oportunidad de desplazar no sólo al poder político opositor, sino reformular los factores de poder que venían de la república: las FAN y PDVSA.

En noviembre del año anterior, chávez recibió de su asamblea nacional una ley que lo habilitaba a crear decretos con valor y fuerza de ley y empezó a diseñar su nuevo modelo económico. Diseño 49 leyes entre las que destacaba la ley de tierras, que permitía al estado la repartición de lo que ellos consideraban latifundios a las personas que ellos reconocían como las políticamente correctas de tomarlas. Al filtrarse el contenido de estas famosas 49 leyes, las bases del poder económico se empezaron a rebelar. Fueron leyes que los años demostraron que le hicieron un daño irreparable al país.

El poder económico, políticamente representado en esos años por Pedro Carmona Estanga presidente de la federación de cámaras de empresarios, se plantó firmemente en contra de las medidas económicas impuestas por chávez y éste, de forma premeditada, generó una crisis política decretando e imponiendo las 49 leyes económicas en noviembre del 2001.

El poder de las armas en Venezuela siempre fueron determinantes, jamás en la historia de Venezuela, los militares han cumplido sus funciones constitucionales específicas, y ojo que no estoy hablando de particulares. La institución armada en Venezuela, cuando no estaba conspirando para llegar al poder, estaba en el poder. Chávez sabía eso porque venía de una insurrección militar.

Con la crisis creada, las bases militares débiles y los factores económicos rebelados llegó el 11 de abril del 2002. Describir ese día en pocos párrafos es imposible y es irrelevante para lo que se perdió ese día. Chávez dejó el poder porque su alto mando militar le pidió la renuncia. Pedro Carmona Estanga tomó el poder en un golpe de estado consensuado por unos pocos. La comunidad internacional no lo reconoció. Chávez volvió.

Esa situación le permitió a chávez saber quiénes eran los militares leales a su causa, a los que les dió poder en forma de instituciones y dinero. Y pudo botar a todo funcionario de PDVSA que quiso para tomar el control económico definitivo de Venezuela.

En esos años murió gente por razones políticas. Las premisas eran “No volveran, No pasarán” frente a “Vete ya.”. La polarización se fundó y nació una nación tribal, en los que las ideas políticas, pasaron a un segundo plano, y sólo valía la presencia en una u otra facción de poder. Entre tanto, chávez terminó de configurar su poder total sobre todos los factores de poder de la nación. La verdadera revolución empezó el 13 de Abril de 2002.

- Venezuela es rica -

Desde hace muchas décadas, la principal fuente de ingresos de venezuela ha sido el petróleo, pudiéramos decir que era la única. Cuando el precio del petróleo subía, todos eran felices, y cuando bajaba, se presentaban las crisis, golpes y contragolpes.

Al llegar al poder, y tomar por la fuerza el poder de las armas y el poder económico, chávez tomó como bandera la recuperación de los precios de petróleo. Cuando llegó al poder estaba cerca de los 8 dólares. Inició una gira por todos los países de la OPEP para cumplir su misión y lo logró. Las materias primas en los años siguientes subieron de manera exponencial, y el petróleo fue el principal ganador.

Para asegurar el control total, en 2003 chávez implementó un control de cambio, según el coyuntural, pero que continúa hasta nuestros días. El objetivo del control era evitar la fuga de capitales del país, y como todos los controles, sirvió para exactamente lo contrario.

Los precios del petróleo escalaron hasta el pico de los +/- $140/b. Y con esa fuente básicamente impresionante de dinero, chávez pudo financiar programas sociales que tenían la finalidad de saldar, según ellos, la deuda social dejada por los años de democracia.

Se regaló dinero, se crearon las misiones sociales, se creó el cupo viajero y se financió a otras naciones del continente para comprar sus lealtades. Jamás había ingresado tanto dinero al país, y jamás se había fugado tanto. Se crearon miles de empresas de maletin, y su función sólo era la de aprovecharse del dólar baratísimo que regalaba el estado.

Se pagaron obras que nunca se ejecutaron, se uso el dinero para ganar las elecciones inventadas por chávez y la clase media, ignorante de su propia destrucción, disfrutó de viajes que eran básicamente gratuitos.

Con la crisis económica tan grande que tiene venezuela hoy, nadie podría creerlo, pero si, la clase media venezolana pudo viajar a EEUU, París, España, Argentina y muchos otros países, comprar, traerse dólares y vendiéndolos en el mercado negro, recuperar el 100% del gasto hecho para el viaje.

Se financiaron bandas criminales para el posterior control social del país, para las vacas flacas. Ahora les llaman colectivos.

Se sobornó a la clase política dominante del país, para que sus exigencias nunca se salieran del marco constitucional imaginario inventado por chávez, incluso si este fuera en contra de las libertades individuales y los derechos humanos.

Nos creimos el cuento de ser ricos, con una renta. Es como creer ser rico por ganarse una lotería.

Puedes ignorar la realidad, pero no puedes ignorar las consecuencias de ignorar la realidad. Ayn Rand.

Tener suelos ricos en materiales fósiles, en ningún caso representan riqueza y venezuela es el MEJOR ejemplo del planeta para ello. Se tiene que trabajar, producir y crear las relaciones empresariales correctas para que podamos llamar a un país rico. Los “ricos” de este país, en su grandísima mayoría han dependido de la renta para sus negocios, es decir, de manera directa o indirecta, el estado ha sido el dueño de la economía desde 1975.

Creernos ricos hizo que no se hicieran inversiones, que no se ahorrara y que aumentaramos la deuda externa. Hoy no tenemos qué comer.

En los años 2014/2015 impulsado por el aumento de la producción de petróleo mundial por la entrada fuerte en el mercado del petróleo extraído por el fracking, los precios cayeron a un piso de $20/b mas o menos los que cuesta en venezuela producirlo.

Hoy no hay medicinas en las farmacias ni en los hospitales. Hoy somos un país reconocido por todos sumido en la pobreza, con indicadores peores que los de países en guerra. La tasa de mortalidad infantil es superior al de Siria, Palestina, Haiti y otros tantos ejemplos malos.

La riqueza mental no creó riqueza material, no sirvió de nada.

- Venezuela es solidaria -

Una idea muy extendida en venezuela es que el gentilicio de este país es solidario. Al ver al necesitado le tendemos la mano. Y en los años de democracia, podemos dar fe de que como república, se recibió con los brazos abiertos a todos las personas que llegaron a necesitar de nosotros.

Las comunidades de inmigrantes que se formaron en esos años fueron inmensas, en casi cualquier ciudad importante del país hay clubes sociales con su estructura gerencial de naciones. Casas de Italia, Centros Gallegos, Clubes Lusos, Organizaciones Judías. Los colombianos son culturalmente iguales a nosotros, por eso no necesitaron organizarse de mejor manera.

El punto es que durante los años de revolución, se vió un crecimiento importante de dos fenómenos que no habíamos visto jamás: la xenofóbia y el racismo. Impulsada la idea por el poder, los extranjeros se vieron como personas que vinieron al país a saquearlo. Quizás no exista cosa mas falsa que esa. Casi todas las comunidades que emigraron al país lo hicieron en la más absoluta pobreza, huyendo de la guerra y de crisis que ahora nosotros conocemos.

La solidaridad se rompió con expropiaciones, insultos y vejámenes. Las sinagogas se llenaron de mensajes antisemitas e incluso las panaderías fueron objeto de agresiones por parte del poder. Ningún venezolano honesto puede decir que los portugueses vinieron a saquear, y que en sus panaderías no se trabaja. Son de las personas más trabajadoras de este país.

Pero la idea de que venezuela es una nación con sus propias ideas, con sus propias costumbres y su propio gentilicio -recurso usado por los nacionalistas del mundo- se tomó como base para despreciar a todo lo extranjero sólo por serlo.

Pero no sólo lo extranjero fue vejado. Por razones políticas, vimos caer muertos a miles de personas en este país.

Siempre recuerdo con dolor un episodio que seguí cuando era adolescente, el de Franklin Brito. Los venezolanos vimos por televisión como lo dejamos morir por exigir su derecho legítimo a la propiedad. El nunca dejó de luchar por lo que era suyo y le fue arrebatado por el poder.

En 2014, en medio de las protestas por la salida, hubo episodios de tortura, demostrados públicamente. Hubo asesinados por agentes del poder incluso uniformados, a plena luz del día y grabados en cámaras. Los venezolanos, en su grandísima mayoría, miramos para otro lado.

Tengo que reconocer también que muchos no salimos por miedo a terminar con la misma suerte, eso lo logró el poder con el control social ejercido por los delincuentes. Esta revolución sacó lo peor y lo mejor de nuestro gentilicio, pues, de la misma manera como muchos nos escondimos, otros salieron a luchar más fuerte y se crearon nuevas organizaciones de derechos humanos que denuncian y luchan por los más necesitados, a pesar de las amenazas.

- Venezuela es una república -

Una república es un sistema político que se fundamenta en el imperio de la ley, la igualdad ante la ley y la solidaridad entre sus ciudadanos. Venezuela era definida como una república democrática, por lo que su base era la ley y la elección popular.

La república moderna se estructura en tres instituciones o poderes: El legislativo, el ejecutivo y el judicial. Cada uno con sus atribuciones y competencias. Se supone que estos tres poderes deberían coexistir en tensión, para servir de contrapeso en caso de que alguno de ellos pueda salirse de los cauces republicanos.

El respeto entre los poderes implica el respeto a las decisiones de los mismos. En 2007, chávez en un intento de legitimarse frente a los castro y lanzar una verdadera nación socialista (chávez se reconoció socialista en 2005), propuso una enmienda a la constitución que se había creado a su medida. En líneas generales, la enmienda creaba un sistema de organización social comunal, permitía la reelección indefinida y le daba plenos poderes al gobierno sobre la economía privada del país. Esta reforma fue rechazada en una votación que por lo inminentemente derrotada, no pudieron desconocer.

Los años que siguieron terminaron por implementar el 100% de lo que ya había rechazado la gente en votación. Existen las comunas (que son base para la ANC 2017) y la reelección indefinida. Además el estado ha expropiado sin que nadie lo detenga cuanta industria, tierra y panadería que ha querido.

Desde 1999 se rompió el imperio de la ley, ya que las decisiones las ha tomado el poder constituido cuando lo ha necesitado sin ningún contrapeso ni restricción. Se han encarcelado jueces por razones políticas. La asamblea nacional, ganada por la oposición en 2015 fue desconocida por el poder, simplemente porque podía desconocerla. Y las leyes sólo han servido para legitimar al poder cuando lo ha necesitado, en ningún caso contrario.

Los ciudadanos no tienen el poder sobre sus bienes, sobre su dinero, sobre sus gobernantes e incluso sobre la educación que le quieren dar a sus hijos. El único poder del ciudadano es el de legitimar al poder constituido, es decir, no existe el ejercicio de la ciudadanía.

Colombianos, las armas os han dado la independencia, pero sólo las leyes os darán la libertad. Francisco de Paula Santander

En el año que corre, 2017, nicolás maduro propuso la creación de una asamblea nacional constituyente para lograr la paz, la paz de la sumisión. No se consultó a la gente si lo quería, y tampoco se consultó si aprobaban las bases comisiales que con el 20% de la votación, se puede llevar fácilmente la mayoría de los curules. Es una elección rechazada por todos, que significa un paso más de avance de la dictadura, pero que en ningún caso significa el fin de venezuela, porque ese país que creíamos que existía no existe.

Hoy tengo 26 años y mañana se va a elegir una asambla nacional constituyente que la gente cree que terminará con el país que conocieron. Yo he vivido como niño, adolescente y adulto toda la revolución bolivariana y nunca he conocido ese país. Los libros me han enseñado el país que quiero, pero nunca el que tenía. No tenemos nada.

Escribo esto no como una oda a la tristeza, sino como un manifiesto en contra de la ignorancia. El país no se acaba el 30 de Julio de 2017, nunca lo tuvimos. Pero si podemos tenerlo. Debemos romper con la tiranía y construir otra cosa, no nacida de la venganza, sino de la justicia. No nacida de la ignorancia, sino del conocimiento. No nacida de la tribu, sino de la civilización. No nacida de la dictadura, sino de la libertad.

Sólo existen dos días en los que no podemos hacer nada. Uno se llama ayer y otro mañana. Por lo tanto hy es el día ideal para amar, crecer, hacer y principalmente vivir. Tenzin Gyatso.