Rebeca decidió hacer una encuesta con 31 jóvenes desvinculados del conflicto colombiano que hacen parte del Centro de Atención Especializada (CAE) de Ciudad Don Bosco y 30 estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB).

¿Qué es la paz?

¿Qué sabe del proceso de paz?


Intención de este sondeo

Una de las críticas que hace Pierre Bordieu a la opinión pública en su conferencia dictada en 1972 denominada La opinión pública no existe, es que en las encuestas se parte del hecho de que todo el mundo tiene una opinión, poniendo como iguales las diversas voces que aparecen allí, sin importar su proveniencia, nivel de legitimidad, de información, e ideología de las personas. Esto invisibiliza el hecho de que los seres humanos nos formamos una percepción de lo público, que necesariamente tiene que ver con nuestro origen, género, edad, intereses, clase social, nivel de formación entre otros factores diferenciadores, que podrían intervenir en nuestras conductas, percepciones, opiniones y formas de pensamiento.

Ahora bien, aunque el presente ejercicio no sea una muestra representativa en el marco del estándar formal de las encuestas, si pretendemos que este sondeo, entre dos grupos de jóvenes diferentes, tenga un nivel de contextualización sobre sus factores diferenciales.

A partir de ello se podrán entender y leer con una mayor claridad y poder de análisis, los hallazgos encontrados, tanto en acercamientos, como en puntos contradictorios y sus contrastes.

Contextualización de los entrevistados

Grupo # 1 (31 jóvenes del CAE)

Jóvenes pertenecientes al programa CAE ciudad Don Bosco, entre 16 y 19 años, provenientes en su mayoría de zonas rurales de Putumayo, Casanare, Bolívar, Chocó, Meta, Cauca, Antioquia y Arauca.

Nivel de formación 2 en analfabetismo, la mayoría en básica primaria y/o cursando sus ciclos de estudio de bachillerato, así como capacitación en campos técnicos.

Todos relacionados directamente con el conflicto armado en Colombia, quienes en el pasado actuaron como actores alzados en armas, algunos por decisión propia y otros fueron reclutados.

Jóvenes reinsertados expertenecientes a los grupos armados ilegales: FARC, AUC y ELN.

Estratos socioeconómicos: 1 y 2.

Grupo # 2 (30 estudiantes UPB)

Jóvenes estudiantes del pregrado en Comunicación social de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, entre 19 y 22 años, provenientes en su mayoría de Medellín, al igual que algunos de Bogotá y Montería.

Todos han desarrollado su vida en el espacio de ciudad, lugar con implicaciones muy diferentes a las del campo, sin decir que este se encuentra exento de la violencia y el conflicto armado.

Su relación con la violencia y el conflicto armado no ha sido de forma directa como el grupo # 1, puesto que ninguno ha tenido relación con grupos armados ilegales y tampoco ha operado como miembro de alguna de estas organizaciones.

Aunque ninguno de los encuestados ha sido víctima directa de alguno de los actores del conflicto colombiano, si manifestaron conocer personas que han sufrido por cuenta de las FARC o de grupos de las AUC.

Nivel educativo: universitario, en proceso de formación en una universidad privada a la que la revista Dinero sitúa en la octava posición entre las mejores universidades de Colombia.

Estrato socioeconómico: 3, 4, 5 y 6.


¿Quiénes negocian en el proceso de paz?

En esta pregunta había 4 posibilidades de respuesta. Los encuestados debían elegir una sola.

Del 100% (61) de los jóvenes encuestados, el 90% demuestra saber que los negociadores del proceso de paz son el Gobierno colombiano y las FARC, un 6% cree que la negociación se está haciendo entre el Gobierno y las víctimas del conflicto armado.

El 84% de los jóvenes del CAE dice que se negocia entre el Gobierno colombiano y las FARC. Para un 10% esta negociación se está haciendo con las víctimas del conflicto armado.

El 97% de jóvenes de la Universidad Pontificia Bolivariana respondió que la negociación se está dando entre el Gobierno colombiano y las FARC. Un 3% piensa que esta negociación se está haciendo con las víctimas del conflicto armado.

Conclusión: Aunque los jóvenes encuestados dicen no tener mucha información sobre lo que se está negociando en el proceso de paz, tienen claro quienes son los que están interviniendo en él.

En esta gráfica se representa el porcentaje de los jóvenes entrevistados, asociados a cada opción, sobre lo que saben de los asuntos que se negocian en el proceso de paz.

Es importante aclarar que en esta pregunta las respuestas fueron sugeridas por el grupo de trabajo. Aquí encontramos que un 80,65% de los jóvenes entrevistados cree que se está negociando en un acuerdo para el cese al fuego entre el Gobierno colombiano y las FARC.

Así mismo, se presenta una tendencia que apunta a tres puntos fundamentales de la agenda de negociación: cese al fuego (ya resaltado), la tierra y el campo; y la participación en política de las FARC en un escenario de posconflicto.


¿Dónde ha buscado y encontrado más información sobre el proceso de paz?

En esta gráfica podemos ver cómo sigue siendo fuente de referencia para los jóvenes entrevistados la televisión, un medio tradicional, que se destaca ampliamente de los demás con un 64%.

Aquí nos encontramos con un dato significativo. El grupo de jóvenes entrevistados pertenecientes al programa CAE, registra 0% en el nivel de consulta a la prensa sobre el proceso de paz y se presenta una cifra mayoritaria en el consumo televisivo, donde un 81% de los jóvenes busca y encuentra información sobre el proceso de paz.

Es importante anotar que la televisión es un medio que se caracteriza por la poca interacción con su audiencia, no hay una deliberación ni retroalimentación sobre los contenidos expuestos.

Sin embargo, aunque las redes sociales y en general internet, permite generar nuevos contenidos y hacer críticas a los que generan otros, seguimos en lo que Bordieu denomina una opinión pública agregada (1972), puesto que no todas las personas tienen acceso a la red. No se conoce el contexto de las personas que están allí y estas tienden a agruparse según sus intereses, gustos, tendencias y similitudes, sin permitir la deliberación abierta, tal como lo explican Sampedro y Resina, en Opinión pública y democracia deliberativa en la sociedad red, en Ayer, revista de historia y política contemporánea, Madrid 2010.

En el caso de los jóvenes entrevistados, estudiantes del pregrado de Comunicación Social de la Universidad Pontificia Bolivariana, aunque se esperaría un cambio en los resultados de consumo de medios debido su contexto, nos encontramos con variaciones leves. El consumo de medios se asemeja al de los jóvenes del programa CAE.

Sigue primando la televisión con un 53%. La prensa cumple un papel mayor como fuente de consulta, en el caso de los jóvenes de la UPB, llegando al 13%. De otra parte, se presenta el mismo porcentaje entre radio y redes sociales, un medio tradicional y uno emergente, en constante cambio y renovación.

Aquí podemos evidenciar un cierto grado de diversificación en el consumo de medios, donde los jóvenes tienen una mayor posibilidad de contrastar la información entre un medio tradicional como la televisión y la prensa, a otros que permiten más interacción, como las redes sociales y la misma radio.


Como la TV era el principal medio de consulta de los jóvenes, Rebeca decidió hacer un análisis de la información que salió en el noticiero de Caracol Televisión, pues fue el medio al que más recurrieron los jóvenes.

Análisis Caracol Televisión del 1 de marzo al 20 de abril

Desde la teoría del Análisis Crítico del Discurso (ACD) bajo la mirada de Teun van Dijk, la información expuesta por el noticiero del Canal Caracol (Caracol Noticias), durante el periodo comprendido entre el primero de marzo al 20 de abril, basa su discurso en una exposición de hechos relacionados con el proceso de paz desde la noticia.

Su puesta en escena discursiva apela a informar varios de los aspectos relacionados con lo que ocurría en La Habana sin dar mayor análisis a cada uno de los acontecimientos. La prelación de quién habla está dada por los presentadores de la información y por una corresponsal que se dedica a reportar cada uno de los hechos sin tener una fuerza analítica de éstos. En sus informes, está claro que el objetivo de Caracol Noticias está dado por tratar de mantener un equilibrio, pero en algunos hechos como la muerte de soldados o los discursos de las FARC, van más allá de la noticia y avalan titulares sobre crisis en el proceso de paz o inminente ruptura de este que no tenían una base consolidada para afirmarlo.

Desde la televisión, el espacio dedicado al análisis apenas concentra una parte de la oferta informativa del medio. No en vano, en el periodo de estudio, solo hasta el 7 de marzo llegó la primera información clara sobre el proceso de paz entre las FARC y el Gobierno, con la primera reunión de la Subcomisión Técnica para el fin del conflicto conformada por miembros de la fuerza pública. De ahí, el tema que más se trabajó por parte de Caracol Noticias fue el relacionado, en esa misma fecha, con el posible acuerdo para el desminado humanitario con las Farc.

En este punto, sí se apeló al análisis a través de gráficas televisivas y entrevistas con expertos para concretar los puntos básicos necesarios para que el televidente entendiera la importancia del hecho. En la emisión del mediodía de ese 7 de marzo, por ejemplo, se le dedicó casi 40 minutos al tema.

Para el 12 de marzo este medio hace un informe noticioso sobre el fin del ciclo 33 de los diálogos con un posible acuerdo que también fue bastante difundido desde el punto de vista de análisis y fue la salida de los menores de edad reclutados por las Farc de sus filas. Este hecho, desde la teoría del ACD desde su modelo mental, fue estructurado con un discurso en favor de este acuerdo a través de informes a profundidad en el que se enmarcaba la importancia de que sea cumplido. Llama la atención que este hecho fue ampliamente difundido durante varias de las emisiones del periodo de análisis.

Para la emisión del 16 de marzo, se dio cuenta de la primera reunión de la Comisión Asesora de Paz nombrada por el Gobierno Nacional para hacer parte, desde afuera, y brindar asesoría al presidente Juan Manuel Santos. Su discurso fue estrictamente noticioso y no hubo un análisis claro sobre el papel de esta Comisión en los diálogos de Cuba.

Un día después, se informó sobre el nuevo ciclo de diálogos de paz pero no hubo una profundización clara de los temas en los que se iban a hacer énfasis. Incluso, se aprovechó la coyuntura para recordar los dos más vitales para Caracol Noticias: el desminado y la salida de menores de edad de las filas de las Farc.

Para el 26 de marzo se da una información sobre el comienzo de una gira del presidente Juan Manuel Santos por distintas guarniciones militares en la que se asegura que el mandatario tratará de exponer los beneficios del proceso de paz.

Sin embargo, el hecho que marcó el periodo de estudio, pero que no alcanzó a estar en la opinión pública de los dos grupos de la muestra al momento de hacer las encuestas, fue la muerte de 10 soldados en un ataque de las Farc en Buenos Aires (Cauca), que rompía con la tregua unilateral prometida por esa agrupación guerrillera desde el año pasado.

Este hecho marcó la agenda informativa hasta el final del periodo de estudio con un discurso de provocación para estimular, incluso, que el presidente Santos también levantara el veto a los bombardeos contra campamentos de las FARC. Habría sido interesante conocer si este hecho hubiese cambiado o no la percepción hecha por los jóvenes objeto del presente estudio.


Luego de abrir su cuenta de twitter, Rebeca decidió preguntarle a los muchachos de la UPB, si usaban las redes sociales:

¿Tiene cuenta en Facebook?

Encontramos que Facebook es, sin duda, la plataforma digital donde más se mueven los jóvenes de Ciudad Don Bosco y los estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB). De la muestra general un 82 por ciento de los encuestados respondieron afirmativamente a la pregunta de si tenían cuenta en esta plataforma, mientras que un 15 por ciento dijo que no. El restante 3 por ciento corresponde a quienes no respondieron.

Se trata de un modelo en el que ambos grupos no se diferencian mucho si se ven por separados. En los estudiantes de UPB hay una marcada tendencia del 90 por ciento a tener cuenta en esta plataforma mientras que los de Ciudad don Bosco, llegan al 74 por ciento. 

¿Es amigo de uno o varios personajes que hablen sobre el proceso de paz?

En la encuesta global, el 61 por ciento dice no tener un amigo o personaje cercano en Facebook que le hable del proceso de paz, mientras que un 33 por ciento identifica a alguien en esta plataforma. La tendencia muestra que el uso de esta interfaz está dado por otros intereses distintos al objeto de estudio.

El 61 por ciento de los jóvenes del CAE dijo no tener amigos en Facebook que le hablen del proceso de paz, resultado muy similar al de la UPB en el que 60 por ciento reconoce no tener amigos que hablen sobre el proceso.

Del 33 por ciento de la muestra total de ambos grupos que dijo tener a alguien que le hable en Facebook sobre el proceso de paz, no se destaca un medio de comunicación, un personaje político o un grupo específico entre las respuestas libres. Para esta plataforma no hay un líder específico que aglomere a una mayoría del objeto de estudio.

¿Tiene cuenta de twitter?

Shaomei Wu, Winter A. Manson, Jake M. Hofman y Watts Duncan en su texto Who Says What to Whom on Twitter (2011), consideran que twitter es una plataforma de intercambio de información, no una red social.

En el resultado global podemos evidenciar que hubo mayor interés general por Facebook (red social) que por twitter (red de intercambio de información), el 57 por ciento en general dice tener cuenta en twitter mientras que para la población de UPB este porcentaje sube al 63 por ciento. Sin embargo, para los jóvenes de Ciudad don Bosco, esta tendencia cambia radicalmente, pues el 94 por ciento no utiliza esta herramienta tecnológica.

¿Sigue algún personaje para informarse sobre el proceso de paz?

El 57 por ciento de los encuestados afirma seguir por Twitter a una persona que le informe sobre el proceso de paz. Para el caso de la UPB, esta cifra llega al 53 por ciento, mostrando tendencia en ese aspecto. En el caso del CAE, el 87 por ciento no sigue a un personaje en twitter, lo que demuestra concordancia con la pregunta anterior, en la que la mayoría afirmaba no tener cuenta en esta red de microblogging.

Entre los que identifican a algunas personas, como claves para entender el proceso, se puede inferir que el presidente Juan Manuel Santos y el expresidente Álvaro Uribe marcan tendencia, especialmente en los estudiantes de la UPB. Sin embargo, su fuerza dentro de las respuestas de análisis no son suficientemente significativas como para determinar que son las únicas fuentes de consultan en esta plataforma.

En el grupo general, aparecen otras variables como amigos y medios de comunicación, muchas de ellas por fuera de Internet, pues muchos estudiantes del CAE identificaron un profesor como primera fuente para entender el proceso de paz.


Los investigadores Shaomei Wu, Winter A. Manson, Jake M. Hofman y Watts Duncan en su texto Who Says What to Whom on Twitter (2011) determinan que Twitter es una red de intercambio de información, que difiere mucho de otras redes sociales porque no hay correspondencia, es decir, seguir a alguien no hace que esa persona me siga inmediatamente a mí.

También demuestran que en este microbloging, las personas utilizan intermediarios para conocer la información que publican los medios, según ellos, los usuarios comunes sólo reciben el 15% de la información directamente a través de las cuentas de los medios. La demás información, la reciben a través de intermediarios.

Teniendo en cuenta esto, nuestra primera hipótesis apuntaba a que los jóvenes de la UPB, que tenían más acceso y conocimiento de twitter, iban a recibir más influencia de algún personaje. Sin embargo, sólo el 33 % reconoció haber acudido a otro usuario en esta red, para ampliar su información sobre el proceso de paz.

La explicación a este fenómeno podría encontrarse en otro apartado del texto de Wu, Hofman, Duncan y Manson (2011) pues ellos hacen una fórmula para determinar la esperanza de vida de una URL dentro de esta red social y demuestran que los tweets con información de videos y música son los que más twittean, retwittean y reintroducen los usuarios. También demuestran a través de un estudio, que los usuarios de élite, de los que más se habla y a los que más escuchan los usuarios comunes, son en su mayoría cantantes.

Podríamos concluir entonces que los jóvenes de la Universidad Pontificia Bolivariana, aunque en su mayoría tienen twitter, sus intereses de información están más encaminados por otro tipo de contenidos y prefieren acudir a otros medios tradicionales como los noticieros de televisión, para adquirir información sobre el proceso de paz.

Por otra parte, podríamos atribuir la falta de interés por twitter de parte de los jóvenes del CAE a varias razones: En primer lugar twitter es una red de intercambio de información, no una red social, que requiere la permanencia y la interacción constante, situación que difícilmente puede producirse en una población como el CAE, que tiene acceso a Internet unas cuantas horas al día y bajo la supervisión de un docente.

Además, twitter requiere un cierto grado de escolaridad para su comprensión y disfrute, es vista como una red social para intelectuales. Teniendo en cuenta que los jóvenes del CAE están cursando bachillerato, podríamos deducir que hay un desinterés pues no ven en este sitio una posibilidad interesante de interactuar con los demás, como si lo permiten otras redes sociales como Facebook.


¿Crees en el proceso de paz?

De los jóvenes 61 jóvenes encuestados (100%) el 52% NO CREE en el proceso de paz, un 25% eligió la opción NO SABE/NO RESPONDE y un 16% de ellos SI CREE en el proceso de paz

Podemos apreciar un mayor grado de desacuerdo entre los jóvenes que hacen parte del Centro de Atención Especializado (CAE) de Ciudad Don Bosco, mientras que los estudiantes de Comunicación Social se abstuvieron de responder esta pregunta. Sin embargo, entre ellos también hay un pesimismo , pues el 31 por ciento no cree en el proceso de paz.

El pesimismo generalizado que se evidencia en los dos grupos de estudio puede explicarse basados en la teoría de Manuel Castells sobre “emoción, cognición y política” (2009 p.202), este teórico hace una diferencia importante entre dos emociones que prevalecen mucho entre el público en general: “la ansiedad y la ira” para él, la ansiedad es un estado que se inclina más por la vigilancia y evitación del peligro, induce a un mayor grado de reflexión y hace una evaluación cuidadosa de la información, en otras palabras, la ansiedad lleva a un comportamiento contrario al riesgo, mientras que la ira lleva a un comportamiento en el que se asumen riesgos.

Por su parte, Castells describe la ira como una respuesta a un acontecimiento que contradice un deseo, es imprudente y reduce la percepción del riesgo. Además el autor afirma que “En entornos de baja amenaza se presta más atención a la información que evoca ira”. Esta premisa podría ser el indicio principal de nuestra conclusión respecto a esta pregunta, consideramos que los estudiantes de Comunicación de la UPB, se desenvuelven en un entorno de baja amenaza y sus opiniones son motivadas por la información que reciben de los medios, carente de análisis, y cuya interpretación más fácil apela a la ira.

Por otro lado los integrantes del CAE, tienen una postura más inclinada por la ansiedad, sus opiniones son más mesuradas y son influenciadas por las experiencias vividas en el escenario en que se devolvieron como actores del conflicto armado.

¿Qué pasaría en Colombia si se firma la paz?


Conclusiones

Analizando las respuestas de los jóvenes tanto del CAE como de la UPB, aunque se esperarían cambios las posturas respecto al proceso de paz, debido al origen y contexto diferente de cada uno de los grupos, lo que se evidencia es:

· Que sigue existiendo una predominancia, de los medios masivos de comunicación tradicionales, sobre los medios alternativos como referentes de opinión pública, .

·Para los encuestados la información que proveen medios de comunicación masivos tradicionales y digitales, respecto al proceso de paz, son datos generales y situaciones del día a día del proceso. A partir del análisis al noticiero de Caracol televisión coincidimos con esta versión y creemos que hace falta un análisis de fondo, que implique socializar con los colombianos la agenda de concertación en términos concretos y datos significativos, tanto para las víctimas, las partes negociadoras, como para la sociedad colombiana en general.

· Existen personajes de la esfera pública, que aprovechando el cambio tecnológico y el auge de las redes sociales, han empezado a desarrollar un papel múltiple en el proceso de formación de generación de la opinión pública, se trata de dos agentes de lo público: Álvaro Uribe Vélez, senador de la república con 3,78 M seguidores y Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, y 3,8 M. Ambos son políticos, agentes del Estado, voz legitimada y oficial, pero a la vez operan como líderes de opinión, marcando tendencias que empiezan en las redes con sus trinos y pasan a las pantallas y radios de los colombianos como noticia. Pero además, estos personajes han convertido sus perfiles de redes sociales en unos medios noticiosos directos, en apariencia sin mediaciones, ofreciendo unos frames sobre la realidad política colombiana, según la perspectiva, intereses, convicciones e ideología de cada uno. Sin embargo, los encuestados reconocen poca influencia de estos dos personajes

· Es claro que los medios de comunicación masiva en Colombia no se oponen al proceso de paz, y que estos han tratado de operar como actores de seguimiento, aunque con una influencia directa de los actores políticos más sobresalientes de dicho proceso. Si siguiéramos las teorías de los medios de comunicación con efectos ilimitados sobre la población, esta no cabría en el presente estudio, puesto que se evidencia una brecha entre la postura informativa y optimista de los medios y lo que piensan los jóvenes entrevistados, donde se denota que existen otros factores influyentes en la percepción, conducta y opinión pública.

  • Uno de los casos es Caracol Noticias, del Canal Caracol. En el seguimiento hecho durante el periodo del primero de marzo al 20 de abril, se notó una prevalencia a convertir las noticias entorno al proceso de paz entre el Gobierno y las Farc, en las más expuestas mediáticamente. La intencionalidad y apuesta informativa estuvo dada por darle a los televidentes un mensaje de necesidad por la paz y de apoyo al proceso. El punto álguido donde este escenario sufrió un fuerte revés fue luego de la muerte de 10 soldados en el Cauca. La situación obligó a este medio de comunicación a darle mayor voz a los detractores del proceso de paz ante la presión que existió en el país contra las FARC luego de incumplir su promesa de cese unilateral al fuego. En general, este medio, en nuestro concepto, influye en la opinión pública con una intencionalidad clara de apoyo al proceso de paz salvo momentos coyunturales en los cuales la presión de la sociedad ante un evento de guerra, obligue a modificar su apuesta mediática.

Trabajo final del curso “Análisis de la Opinión pública” de la maestría en Comunicación Transmedia de la Universidad EAFIT, elaborado por
Juan Sebastián Zuluaga, Carolina Triana, Juan David David Correa y Fabio Díaz.

Este trabajo fue el resultado de una investigación empírica en la que el grupo de investigación realizó una encuesta con 31 jóvenes del Centro de Atención Especializada de Ciudad don Bosco y 30 estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Pontificia Bolivariana.