Lenin mirando hacia la madre Rusia desde la Antártida.

Se sabe: siempre hay un sur para el sur. El sur de Europa es España, que a su vez tiene Malaga y Sevilla. Y luego Marruecos. Italia es el sur de Europa, que a su vez tiene Nápoles y Calabria, y Sicilia, y luego Turquía. Estados Unidos tiene New Orleans, que a su vez tiene México, y luego están Guatemala y Honduras. Latinoamérica es el sur del mundo. Pero a su vez tiene un cono sur. Y la Patagonia es el sur de la Argentina. Y luego al sur de todo está la Antártida. Pero no son lo mismo las islas subantárticas y la península antártica que el amplio desierto blanco que rodea el polo. Unos años después de que cayera la Unión Soviética, Rusia decidió seguir con sus programas antárticos programando un viaje a ese polo, donde en diciembre de 1967, un grupo de científicos soviéticos había construido una estación meteorológica. Estos antiguos camaradas, antes de irse, emplazaron un busto de Lenin en el techo de la base. La idea de la nueva misión rusa era continuar con las mediciones magnéticas de sus antecesores comunistas y levantar allí, en ese lugar, su bandera. Después de un largo viaje, ingresaron al famoso polo de inaccesibilidad antártico y encontraron el busto, única parte visible de la vieja base sepultada por el hielo. Encargado de la mediciones cartográficas, el geólogo Vladimir Ochenko, comunista convencido y referente político de su generación, encontró el sur perfecto, el punto justo desde el cual solo era posible ir hacia el norte. Parado ahí, si daba unos pasos hacia atrás, Ochenko caminaba hacia el norte, también si los daba hacia adelante, o hacia la derecha o hacia la izquierda. Parado ahí dijo: “Si me suicidara ahora sería el hombre que murió más al sur en toda la historia de la humanidad.” Pero no se suicidó. Los rusos volvieron a Moscú donde fueron recibidos con honores. Hecho de una aleación plástica resistente a la erosión y al frío, el busto de Lenin todavía existe, mira hacia Rusia y en la actualidad es protegido y cuidado como patrimonio de la humanidad./////

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.