La familia, el mejor equipo de trabajo

Maggy Salado, Judith Cury y Maggy Cury @ Pain de Sucre HomeMade Bakery

Cuando pienso en familia me remonto a aquello que es lo más preciado y sagrado de mi vida: mis padres y hermanos. Una familia en sí misma es la perfecta representación de todo un equipo de trabajo en el que cada miembro cumple un rol trascendental para lograr una meta en común, en este caso una vida feliz y satisfactoria.

Pero más allá de la esencia familiar, hay todo un potencial de trabajo importante y capitalizable para lograr sacar a flote muchos proyectos que en ocasiones no tenemos los recursos y ni el apoyo externo para materializar, excepto esas personas que Dios nos regaló y nos unió por medio de la sangre.

En mi caso personal, trabajar de la mano con mi familia en un proyecto tan especial como Pain de Sucre ha sido un sueño hecho realidad, ya que nos ha dado la oportunidad de sacar lo mejor de nosotros, de perfeccionar nuestros talentos, de apoyarnos, de corregirnos, de conocernos, de unificarnos más y de hacernos más fuertes como familia.

Muchas de las mujeres estrellas que he conocido en mis recorridos por los sectores más marginados de Santo Domingo y que con las que he tenido la oportunidad de compartir en los diferentes talleres de capacitación que impartimos a través de la Escuela Laboral Prosperanza, han encontrado en sus familias el apoyo necesario para emprender sus pequeños negocios y, poco a poco, con pasión, entrega y dedicación, han logrado proveer como equipo una fuente de ingreso sostenible para sus hogares.

Una gran cantidad de las principales marcas internacionales que todos conocemos hoy, por no decir la mayoría, iniciaron como proyectos familiares. Y, a pesar de historias tristes que hemos escuchado de divisiones, creo que una familia arraigada en valores de amor, respeto, lealtad, tolerancia y transparencia puede ser una excelente plataforma para propulsar una buena iniciativa de negocio, que les permita vivir dignamente y prosperar.

“La paz y la armonía constituyen la mayor riqueza de la familia”. — Benjamin Franklin
Like what you read? Give Judith Cury a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.