Siempre que pienso en esperar me acuerdo de la palabra pedir. Siento que si espero algo de alguien también lo estoy pidiendo. Te pido, espero que me perdones. Te pido, espero que me ayudes. Te pido, espero que me entiendas. Se puede también combinar esperar, pedir y querer? Te pido, espero, quiero que me abraces. Y Fuerte. Para que duela menos y fluya más, para construir un castillo con arena pero sin palas, ni baldes, sin recetas ni elementos. Sólo con palabras. Sólo con gestos. Primero el piso (el amor), después las paredes (la felicidad), las ventanas (la valentía), el techo (la libertad). No nos olvidemos del castillo. Allí pertenecemos nosotros para darle vida, para protegerlo si es necesario. Si nosotros fallamos, el castillo comienza a verse con menos belleza y sus colores empiezan a ponerse más oscuros y menos brillantes. El objetivo es que el castillo no se vuelva muerto, que reviva como el fuego y con intensidad. Todos esperamos, pedimos, queremos que el castillo no se destruya. Por eso lo retocamos y jugamos con él cada vez que el clima nos acompaña, y cuando la tormenta nos visita recostarse sobre la arena y cuidar al castillo desde afuera nos da todas las esperanzas para que sobreviva él y nosotros. Porque todos llevamos una que otra tormenta encima a la cual debemos enfrentar sin dejarnos que el miedo nos coma de un bocado.
La gente que nos visita ya ni lo reconoce. Todos avanzamos y retrocedimos ciento de veces. Ganamos y perdimos y aún así disfrutamos del juego siempre. Aprendimos. Cambiamos. Y construimos.
Quedó como nuevo, ya colocamos los últimos sillones floreados y las cortinas del tono que más nos gusta. Ya los príncipes con sus princesas están felices. Ya pidieron,quisieron y esperaron la vida. Ya no sé cuántas veces le agradecieron al castillo

El castillo = "la vida"
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.