4 Minutos, 100 Millones y 60 Misiles

https://youtu.be/BltK3oWVTrM

4 minutos, 100 millones de dólares y 60 misiles es lo que costó la reparación de daños de la imagen de Trump por el escándalo de su campaña presidencial y su relación con líderes rusos mientras era candidato a la Casa Blanca.

Video del momento que el buque Destroyer U.S.S. Porter lanza 30 misiles Tomahawks desde el Mar Mediterráneo hacia la base aérea al-Shayrat, al oeste de Siria. Otros 30 misiles fueron lanzados del buque U.S.S. Ross, de los cuales uno fue defectuoso, sumando un total de 59 misiles efectivos sobre la base destruyendo aviones, combustible, pistas de aterrizaje y el radar principal.

Siguiendo el protocolo anti-conflicto de mutuo acuerdo entre Estados Unidos y Rusia, líderes militares de esta última fueron avisados 1 hora antes del ataque. Rusia retiró dos aviones rusos que estaban en el hangar de la base, lo cual me hace pensar que los rusos realmente no quieren, en este momento, un verdadero enfrentamiento con los estadounidenses pues si quisieran provocación, no hubieran retirado los aviones de la base siria. Hasta este momento, Putin y Trump no han hablado, al menos públicamente, y dudo que Putin lo haga.

Lo interesante es cómo Rusia ha convocado a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad, con lo que Rusia, definitivamente, busca exponer a EE.UU. como los malos del cuento ante la opinión internacional. Rusia actuará como “apegada a las leyes internacionales” y usará a la ONU en un acto hipócrita cuando anteriormente ignoró las advertencias de EE.UU. a través del mismo Consejo de Seguridad el cual ahora busca usar como mediador.

La pelota está en la cancha de los rusos y pienso que los siguientes días serán de puro “bluff ruso” queriendo proyectar a Assad como víctima y a los rebeldes sirios como culpables del ataque con gas sarín en Khan Sheikhoun en la provincia siria de Idlib.

Cada misil Tomahawks le cuesta $1.6 millones de dólares a los ciudadanos americanos. En 4 minutos, los impuestos de los estadounidenses gastaron poco más de 100 millones de dólares en lo que considero una acción acertada por parte de Donald Trump y su equipo. Sin duda es un movimiento estratégico que beneficiará en la política interna de EE.UU. y la imagen del presidente Trump en relación con su “camaradería” con Vladimir Putin y el escándalo en el que se encuentra actualmente por supuestos lazos de la campaña de Trump con el Kremlin. Esto realmente tiene poco que ver con el ataque ocurrido con armas químicas al oeste de Siria el pasado martes y mucho que ver con la agenda de política interna de Trump y su administración.

Julio Madrid

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Julio Madrid’s story.