¿Lo quiero o lo necesito?

Nadie puede definir los valores en tu vida

A pesar de todo, sigo pensando que muy pocas cosas han cambiado en nuestra vida, las necesidades y eventos que nos definen continúan siendo los mismos: escoger una carrera, casarnos, comprar una casa, tener o no, y otras pocas más de ese calibre no han cambiado mucho, son tan importantes como cuando éramos más jóvenes.

Curioso que, a pesar de esto, nuestro ritmo de vida es más acelerado, a veces podemos incluso pensar es frenético. Sin duda esto tiene que ver con los avances en las comunicaciones y la democratización de los procesos de producción. Hoy es cosa de unas cuantas horas viajar de un continente a otro, hablar con alguien que está al otro lado del mundo es lo más normal, ver cómo viven en lugares que antes parecían exóticos es habitual, la posibilidad de comprar en todas partes productos de compañías independientes sigue creciendo, etc. La oferta se ha multiplicado en todos los sentidos, acrecentando dos problemas: por un lado, la enorme cantidad de anuncios y plataformas en las que nos informamos nos complica diferenciar entre lo que queremos y lo que realmente necesitamos; y por el otro, a las marcas o productos se les dificulta cada día más destacar y mantenerse relevantes.

La guerra por nuestra atención

Todos los días estamos expuestos a un sinfín de mensajes: miles de impresiones diciéndonos qué hacer, cómo actuar, cómo vestir, a dónde ir y qué comprar. La pelea por nuestra atención, nuestro tiempo y nuestro dinero es despiadada, los mensajes ofrecen resolver casi sin esfuerzo cualquier situación, insinúan que la realización está a nuestro alcance con el poder de nuestra firma. Caer en la tentación es muy fácil, de un momento a otro y sin darte cuenta, te llenas de cosas sin valor que ocupan espacio y saturan nuestra atención. Pero ese no es el principal peligro, lo verdaderamente grave es vivir una vida a toda velocidad pero sin sentido. Considerar que vivir de prisa, consumir todos los objetos o experiencias de moda son lo que nos define es un callejón sin salida. Hoy más que nunca es importante reafirmar nuestros valores, tener muy claro quiénes somos, qué aportamos al mundo, qué cosas nos interesan y a dónde vamos.

No es fácil, pero es una obligación entender que nadie puede definir nuestros valores, no puede hacerlo otra persona o una marca. Tampoco es fácil encontrar nuestra misión al vivir, saber porque somos diferentes y el legado que podemos dejar. Creo que todos hemos tenido que intentar varias cosas antes de encontrar nuestra misión y, aun cuando creemos que ya sabemos, volvemos a cambiar de dirección. Muy normal, ya que nadie tiene pasiones preconcebidas, ¿cómo saber lo que te llena si no has intentado varias cosas?

La mejor manera de saber lo que necesitamos para estar a gusto es explorando, aprendiendo de las oportunidades que se nos presentan en la vida; intentando, atreviéndonos a descubrir al mismo tiempo lo que nos gusta y lo que no queremos en nuestra vida. Es un proceso de limpieza para hacer espacio a nuestro verdadero valor.

Cosas que puedes hacer para descubrir qué necesitas en la vida

  • Sé responsable absoluto de tu destino.- El miedo paraliza, nos impide pensar con claridad. La única manera de vivir sin miedo es siendo completamente responsables de lo que pasa en nuestras vidas.
  • Forma una red sólida de familiares y amigos.- Si quieres ir rápido ve solo, si quieres ir lejos ve con un equipo. El sentido de solidaridad, de pertenecer a un grupo y saber que alguien se preocupa por nosotros es altamente benéfico.
  • Ayuda a alguien, agrega valor a la vida de más personas.- La felicidad radica en el dar mucho más que el recibir.
  • Respeta tu mente y tu cuerpo.- Nadie te respetará si no te respetas tú primero. Alimenta tu cuerpo e intelecto con lo mejor que puedas consumir.
  • Sueña grande y piensa que es posible.- Apunta al sol, si no atinas, por lo menos caes en las estrellas.

Originally published at www.iclatino.com.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.