Tres de Febrero, provincia de Buenos Aires

Reclamos en la salud pública

Falta de insumos, mala praxis, abandono de persona y ausencia de profesionales en los hospitales públicos. Médicos, directivos y familiares de pacientes opinan sobre las instituciones del distrito.

Gentileza de www.viva961.com.ar

La atención pública provincial en los hospitales de Tres de Febrero estaría transitando una situación crítica hoy en día, no solo por la falta de inversión del gobierno hacia la infraestructura e insumos, sino también por la falta de profesionales que puedan atender a los pacientes.

Pasadas dos semanas de la inauguración de la Unidad de Pronta Atención (UPA) en el partido, con el propósito de brindar mejor cuidado a los casos de urgencia-emergencia y descargar las guardias en los hospitales zonales, el actual secretario de salud Jorge Collia declaró que la saturación en los hospitales zonales se basaría en la gran demanda de los pacientes y la poca intención de los profesionales de trabajar en el Estado, ya que muchos buscarían lugares con mejores rendimientos. Esto se suma a las reiteradas quejas de los vecinos que sufrieron las consecuencias de profesionales no comprometidos con el paciente.

Daniel Nuñez, ex estudiante de enfermería en el hospital Carrillo, resume lo que sufrió su papá cuando llego al hospital y asegura que ningún empleado le brindó la atención que necesitaba ni el correcto tratamiento para su EPOC que derivó en pulmonía y luego en problemas del corazón que terminó con su vida. Acusa al personal médico: “Lo dejaron estar a mi papá, haciéndole estudios sin decirnos nunca nada, evadiéndonos constantemente. Hicieron un total y completo abandono de persona”. Finalmente, pidió vocación en los médicos que ejerzan y que nunca olviden la responsabilidad que poseen poniendo en juego la vida de las personas.

Otro caso de una persona que incrimina al mismo hospital por “abandono de persona”, es la vecina Patricia Espósito, quien explica indignada como a su madre la dejaron morir allí, en manos del personal que no sabia como actuar. Todo comenzó mal para la madre de Patricia cuando retrasaron su operación alrededor de un año. Cuando por fin llegó el día el, cardiólogo no se presentó por condiciones climáticas. “Los enfermeros no lograron entender nunca la alimentación que había que darle a mi mamá vía nasogástrica (de la nariz al estómago), los doctores que la atendieron son todos residentes que no sabían nada y tampoco aparentaban tener intenciones de consultar. El jefe de cirugía y el cardiólogo no aparecieron nunca más después de la operación”, remarcó la hija de la víctima.

Por su parte, los profesionales se quejan sobre el abandono edilicio que se da en los hospitales del distrito y sienten que los directivos no escuchan sus reclamos. “No hay insumos ni estructura para que podamos curar. Hay veces que ni siquiera tenemos sillas de ruedas o camillas para llevar a los internados a hacerse los estudios, no se protege ni a los empleados ni a los pacientes. Sin hablar de los robos que se producen en horario nocturnos o vespertinos cuando hay menos gente”, declaró la Dra. Roberta Pedevilla, servicio de oncología de adultos.

Recorre el mapa interactivo de los distritos hospitales de Tres de Febrero:

Entre tantas quejas que se realizan por día, dos pacientes de hospitales públicos, María Milillo y Diana Lucero, reclaman mejoras en la atención al paciente y limpieza en el lugar, entre otras cosas. “El Bocalandro es una mugre, hay cucarachas en zonas de internado, en los balcones está lleno de caca de paloma con riesgo que eso supone para los enfermos”, asegura Milillo. Lucero explica que la atención médica termina siendo un trámite burocrático llevado a cabo por “empleados desatentos y desinteresados” y agrega: “Es un reflejo de la realidad que se vive a diario, así se ve el lugar que se le da a la salud pública”.

Frente a este escenario el director de la UPA del distrito, Carlos Palombo admite que los hospitales provinciales que son viejos necesitan reformas y mantención ya que están deteriorados, pero que es difícil de realizarlo porque el costo sería muy elevado debido a que son más de 80 en todo Buenos Aires. Por otro lado, sostuvo que hay una dificultad en todo el sistema de salud, tanto público como privado, para convocar a profesionales que quieran hacer guardias médicas. Actualmente los médicos no quieren hacerlas, prefieren otras especialidades medicas por el hecho de que son lugares muy expuestos donde se reciben muchas presiones, desgaste y hasta en algunas ocasiones variadas agresiones.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.