Día 13: Escribir sin miedo

No tengo disculpa, he fallado.

El pretendido ejercicio de escritura cotidiana falló, encontrarme fuera de mi rutina diaria -en este caso un viaje-, ha dado al traste con ella. Dejé de escribir por un largo fin de semana.

Pensaba escribir como loco para recuperar todas las entradas omitidas, pero al final decidí no hacerlo, simplemente retomaré la rutina desde el punto en que lo dejé. Veamos cómo se encamina ahora.

Temor a la crítica, dicen que es el motivo por el cual nos saboteamos la escritura, a pesar de desearlo tanto boicoteamos nuestro esfuerzo.

Más acción y menos lectura de manuales de escritura. Los principios los conozco, el método ahora será abatir el miedo.

He vuelto del viaje, debo retomar la escritura y a partir de ahora sin pretextos.

Perdonen por sonar repetitivo, el temas seguirá apareciendo mientras el miedo no remita.

Y se trata de escribir por gusto, de hacerlo con la finalidad de desarrollar un estilo al tiempo que genero ideas para escribir ficción, por que hacerlo semanalmente lo hago para mis distintos clientes (por cierto, se avisoran nuevas propuestas, ¡qué bien!) y que hasta el momento parecen satisfechos, pero ahí el truco es mimetizarme con su marca y darle voz. ¿Pero y la mía?

Este quebradero de cabeza se trata de esto, encontrar mi voz, con la cual poder expresarme.

Like what you read? Give Kalandraka a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.