Emocionado

Los primeros pasos

Estoy emocionado, casi podría decir que extasiado.

Hoy me matriculé en un máster. Esto a muchos podría parecerles una nimiedad, para mi es muy importantes por varias razones.

La primera es que nunca me visualicé como una persona estudiosa, aunque en términos generales tomo muchos cursos y talleres, siempre son de carácter práctico y breves. Casi siempre sobre disciplinas artísticas que me gustan mucho: literatura, danza butoh, producción audiovisual. Mis aficiones: encuadernación, construcción de plush toys, O afines a mi trabajo: periodismo, producción radiofónica, por citar algunos.

Pero en esta ocasión es diferente. Tendrá una duración de 18 meses, poco más o menos. Me parece que será un giro importante en mi carrera profesional.

Mi hermano y algunos amigos han estudiado maestrías, pero y no me veía en eso, para mí se trataba de algo distante, cuando no, ajeno.

Pero en estos días, una amiga me hizo llegar una convocatoria con un máster de su interés, y como quién no quiere la cosa me dijo: “deberías tomarlo”. Inicialmente lo rechacé diciendo: “eso no es para mí”. Pero algo caló muy dentro. Una vocecilla que me decía: ¿Y sí…? En ese mismo instante comencé a investigar a la institución que emitía la convocatoria, y con sorpresa encontré una maestría de mi interés. Lo siguiente, la matriculación y demás no me llevó más de 15 días. Y en una semana estaré tomando mi primera clase.

Quien lo dijera, tan solo faltaba que la persona adecuada tocara los resortes correctos para que todo se echara a andar. Estoy emocionado, extasiado por esta nueva aventura en puerta.

Ya veré lo estaré haciendo en dieciocho meses.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.