Incoherencias para leer escuchando Vivaldi

La circunferencia. El eje solar de la distancia eléctrica entre una epidermis convulsionada, una epidermis congelada por algun ostinato, alguna progresión. Hipotermia. Hipotermia voluntaria. Folía.

Estoy calma. A través del resquicio de las sábanas, de los acolchados, por primera vez en siglos el cielo. Por primera vez en vidas, el cielo. Y de qué color se tiñe, qué color tiñe el cielo, si hasta pareciera que tiñe a las aves que por ahi forman nebulosas y vías lacteas. Las colombas, las constelaciones terráqueas. Si hasta parece que pasara un aguilucho, más, un cóndor, un majestuoso hipogrifo. Pero es una paloma.

Ya he enloquecido. He enloquecido como enloquecieron las sacerdotisas, las malditas, las damas, las escorias de antes, las otras, las pasadas por alto, las cubiertas de sombras, de tierra. Ya he enloquecido y lo se porque las calles me tropiezan y mis poemas me dan vuelta la cara, como si no me conocieran, como si no se conocieran. Y he descordurado mis pulsos y descuartizado mi sentido común, y las vidrieras me asquean y la voz en mis grabaciones es, la voz esa telefonica, la voz auricular es, será, podría ser ¿mía?

Me he enloquecido de caminar por brasas y vidrios de botellas y vidrios de ventanillas y baldosas. Las cancanes rotas, los pies mojados. Bailo y lloro, lloro y bailo y una sonrisa se desliza como una bandera blanca, una bandera de tregua, como un brazo de paloma como un manotazo del Spiritus Sancti. Bailo. Y parece que ando andando con una flecha, una de esas flechas incendiarias en el pecho y detrás del esternón, entre bochorno y censura, se queman los mares, los pulmones llenos de agua. Y la flecha tira y la flecha arde, y pesa como la mochila de la primaria, pero no digo nada. Y pesa como el bolso de la mudanza, pero no digo nada.

Y estas comas para qué sirven Y de pronto estoy calma porque se que el cielo se ha despejado y por otro momento caigo de nuevo en esa espiralesca circunferencia como si fuera un astro un asteroide una molécula espacial derivada a la deriva No soy Si soy Estoy calma Giro sobre mi eje Bailo una zamba con la bandera de tregua La bandera blanca y manchada y sudada Siempre vuelvo al principio Un ciclo es nada El universo se expande.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.