Lisboa quiere contarte un secreto

Es como si Lisboa te quisiera contar un secreto, eso siento desde que llegué. Que tiene algo oculto para ofrecer y que lo quiere expresar, pero hay que estar dispuesto a descubrirlo

En estos días me contó de cómo un terremoto destruyó el centro de la ciudad y tuvo que reconstruirse, marcando la diferencia entre este nuevo barrio moderno y lo que estaba antes de 1755.

Me mostró su admiración por sus conquistas pasadas, las grandes flotas y magníficos descubrimientos portugueses. Esa adoración a los exploradores y curiosidad por lo exótico.

Me dio de probar su amor por la panadería y los pasteles de nata, variables y cada uno exquisito a su manera.

Me hizo sentir la dulzura de su idioma, un portugués más cerrado y fino que suena como música a los oídos.

Me invitó a pasear de día por su ribera y por sus calles llenas de bares, música en vivo y mucha vida en las noches.

A fuerza de muchas escaleras me descubrió sus miradores. En esta ciudad con más de 7 colinas, los hay de todo tipo, con patios, con cafés, con música en vivo, en algunos se ve solo el río y en otros las casitas de colores.

El color de este secreto es sobretodo amarillo, como el gran edificio que rodea la plaza de comercio y los famosos tranvías del siglo pasado que todavía siguen funcionando. Un amarillo como la intensa luz del sol que se refleja en los blancos mosaicos del piso y te obliga a achinar los ojos.

También me regaló preciosos atardeceres llevándose esa luz amarilla y dejando un cielo rosado reflejado en el agua del tajo.

Y, en un susurro melodioso de un fado me contó el secreto. El fado es nostálgico, con melodía de viola y guitarra y letras que repiten las palabras amor, olvido y saudade.

Hay rotura, abandono, rayaduras y rajaduras. Pero por eso es más humana, imperfecta y alegre, reafirmando lo que dice una de sus ventanas: “sólo donde hay fisuras, aparece la luz”.

Like what you read? Give Paula Kantor a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.