Él no me deja dormir

Me gusta mi matrimonio y todo lo bueno o malo que contiene. Dentro de él nacieron mis hijos y hace poco llegó el perro para completar el cuadro.

Nuestra vida los primeros años era tranquila pero intensa, como todos los recién casados. Nuestra historia de amor 2.0 me gusta tanto que no veo la hora de contarle a mis hijos.

Hicimos poco a poco rutinas en casa, y más cuando nacieron los niños. Hemos tenido una sola crisis y versó principalmente sobre mi salud, pero la superamos.

Somos una familia como muchas, con rutinas, hijos y mascota. Nos amamos y nunca nos habíamos separado más que unos cuantos días por trabajo.

Llevo más de dos meses sin mi esposo. Para mi ha sido rudo porque además del amor, el saber que solo contaba con él en muchos aspectos hizo que toda mi rutina cambiara.

¿Qué si ha sido bueno? Si, lo extraño como nunca, lo amo tanto o más que antes y me hace mucha falta. A veces necesitamos de estas situaciones para valorar lo que se tiene. Y yo, solo lo tengo a él y su apoyo incondicional en el día a día.

Casi no duermo, me cuesta mucho dormir sin él. Mis niños duermen en mi cama desde que se fue y aunque estoy acompañada no he podido conciliar el sueño como antes. Tengo insomnio, su ausencia no me deja dormir.

Cuento los días para volver a reunirnos y espero,después de estos meses, no dormir sola más que unos cuantos días al año.

En dos semanas se acabará la separación, diremos que lo logramos y volveremos a dormir juntos como lo hacemos desde hace 10 años.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Karelia Espinoza Tartaret’s story.