La verdad

Y ahí estaba yo, acabando con lo que parecía una historia diferente pero que a la vez se había convertido en la misma tragicomedia con aquellos protagonistas confundidos «entre lo que quieren y lo que creen necesitar»

Pero era inevitable pensar en que hay historias que se merecen más que un hasta luego

Que hay historias que merecen el alma en juego

Historias que merecen que cada discursos sea de frente y a los ojos, porque es en ese momento donde puedes descubrir a la persona, a la posible víctima o depredador

Pero a pesar de todo lo que se prometió, estamos de nuevo aquí

Creyendo sin creer

Alejándonos sin mirar atrás

Pensando en una opción que antes de este momento, se podía evitar.

Pero de eso se trata las aventuras, de vivirlas sin pensar en sus consecuencias

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.