La vida de hoy .. viviendo de prisa

¿La gente de hoy en día disfruta en verdad su vida?¿El diseño influye en esta respuesta?

Haciendo referencia al proyecto instalado en London durante el Design Festival 2016 en donde se crearon pequeños espacios situados en plenas avenidas más concurridas de la ciudad, justo donde la gente pasaba saliendo del trabajo con prisa a llegar a otro sitio; se trata de un mini bosque en donde tu rutina rompe teniendo un momento de tranquilidad y de exclusividad dejando fuera el ruido y la prisa del exterior. Pero ¿Realmente las personas de hoy en día son capaces de aceptar este tipo de proyectos los cuales irrumpen su rutina provocando un impacto emocional y visual? La respuesta esta para detenerse un poco y analizar si somos parte de esa gran masa que vive en modo automático cumpliendo con las tareas que debe cumplir o de la otra pequeña parte de personas que realmente disfrutan de las pequeñas cosas que la vida les ofrece, que son abiertas a los cambios, que le apuestan a una mejor idea de vivir y que son capaces de adaptarse fácilmente a nuevas condiciones de vida. “Como una marca urbana, MINI es muy consciente de los problemas que afectan a las ciudades y de las formas complejas en las que la movilidad, la arquitectura y las personas que viven en las ciudades interactúan”, explica Esther Bahne, jefe de estrategia de marca y la innovación empresarial en el MINI. Pero ¿Qué tan consciente es del impacto que realmente causa en las personas? Veamos, si vas un día saliendo del trabajo rumbo a una junta muy importante en otro sitio y vas justo a tiempo y de pronto te encuentras que tu recorrido diario al caminar esta obstruido por una creación de mini bosque artificial ¿realmente te darías el tiempo como para entrar y disfrutar de un buen momento fuera de la tediosa rutina? o simplemente pasarías de largo y continuarías tu camino hacia esa junta importante.

MINI bosques espacio vivo por Asif Khan en el London Design Festival

En los últimos años el diseño ha formado parte importante en la vida del hombre de las ciudades, ha creado cada vez un estilo de vida más cómodo, en el que el usuario depende cada vez mas del producto innovador que sin darse cuenta poco a poco va haciendo todo por el, citando algunos tenemos a los automóviles que conducen por si solos, celulares capaces de escribir un mensaje de texto por ti con el simple echo de activar un micrófono, infinidad de objetos que, si bien han servido para ayudar a personas que no cuentan con la capacidad de valerse por si mismas, como personas enfermas, débiles, de la tercera edad, entre otros, también ha echo mas dependientes a otras que tienen toda la capacidad de hacerlo. Es en esta parte en donde se debe detener el diseñador y pensar ¿Cómo educar al usuario referente a la interacción que debe de tener con el objeto creado? Pues si bien, beneficia su vida y la hace mas simple, es importante medir ese consumo ya que debido a la falta de educación en cuanto a la usabilidad de los objetos se dió un mercado consumista en el que solo se centra en resolver una necesidad lo mas fácil y rápido posible sin detenerse a pensar ¿qué impacto tenia dicho producto en el ambiente y a futuro? Se ha creado una sociedad la cual solo busca su beneficio individual y presente. Y es por eso que con proyectos como éste de mini bosques hay poca aceptación o uso como el que se deseaba al instalarlo, si a caso es un atractivo para algunos turistas de la zona, para quienes realmente van dirigidos, personas estresadas, cansadas, atareadas por su rutina, no se toman el tiempo de acercarse a ellos.

Entonces es aquí en donde el diseñador tiene una nueva responsabilidad la cual se trata de educar a su usuario respecto al uso del producto que se le brinda y a no tratar de resolver su vida al 100%. Pues se habla y se comercializa una idea de alerta al enorme daño que se le esta haciendo al planeta por tanto consumismo pero muy pocas son las personas que ponen en práctica y hacen parte de su vida acciones para prevenir este fuerte impacto; como es el caso de los millennials, una generación la cual basa todo su potencial a la tecnología, su comunicación es a través de una pantalla de celular, sus expectativas de vida es conseguir todo de manera fácil y es muy criticada por las personas mayores o adultas siendo ellas mismas quienes fueron educando o creando a esta generación. El mismo caso es en la frustración del diseñador al ver que un sector de personas no responden de la manera en que el deseaba ante algún proyecto que lo transporta a un lugar fuera de su rutina. Entonces un diseñador no puede estar ahora criticando o alertándose de más por esta sociedad consumista en donde sus productos o creaciones están siendo factor importante en el impacto negativo al medio ambiente si fue el mismo diseñador quien se encargo de crear dicha sociedad, dándole las soluciones de vida sin medir su uso y excesos. He aquí la importancia de tomar conciencia siendo diseñador ya sea industrial, gráfico, textil, pues es a través de los diseños en donde se persuade al usuario y se incita a actuar de cierta forma.

Como suma de lo anterior se tiene clara la responsabilidad del diseñador hoy en día en la vida y que hacer de las personas pues es él quien a través de sus diseños y creaciones va formando una nueva sociedad con la que convivirá a futuro y será responsable de los actos que dicha sociedad haga en beneficio o en contra del medio que le rodea.