4 meses de viaje en el vino

Esto que les voy a contar es sobre como en cuatro meses, un curso de Enogastronomía de la U, me enseñara a encontrarle el sentido y el valor al vino.

Voy a empezar contándoles que en este momento, mientras escribo este blog, estoy en la playa con una copa de vino blanco “Ophalum”. Un vino muy suave en boca que hace que a uno le den ganas de tomarse toda la botella. Wao, no puedo creer que haya dicho eso, jamás pensé que en algún momento de mi vida iba a comprar un vino con mi propia plata y tomarme una copa en medio del mar.

Pero bueno, les sigo contando de este viaje que tuve por el mundo de los vinos.

Estaba un poco preocupada porque me habían comentado que no era un curso muy fácil que digamos, el cuatrimestre pasado habíamos llevado uno similar pero para ser sincera no fue muy complicado pasarlo. El primer día de clases no pude asistir porque estaba fuera del país entonces le envié un correo a la profe justificándome por mi ausencia, lo primero que pensé fue “probablemente si me la justifica, estaba fuera del país” pero no, jaja ella me contesto que igual tenia la ausencia, ahí fue cuando me di cuenta que estos meses iban a ser un poquito mas complicados de lo normal. Lo único que me salvaba era que el cuatrimestre pasado había asistido a la primera clase de este mismo curso entonces ya medio sabia como empezaba la cosa. Una profe buenísima, emocionada por los vinos que lo único que yo quería era como sacarle ese chip de la cabeza y meterlo en la mía. Hablaba tanto y tan rápido que yo solo podía pensar en lo poco que sabia de vinos.

El segundo día de clases ósea el primero para mi, llegue un poco nerviosa porque me habían comentado que no era nada parecido a lo que habíamos llevado anteriormente. Empezamos con las catas, algo totalmente nuevo para mi, algo que pensaba que sabía como se hacía pero en realidad estaba así o más perdida.

Esta clase era sobre vinos italianos. Italia es uno de los principales productores de vino. Tiene vinos buenísimos gracias a su clima y el suelo en donde crece la uva.

Degustamos tres vinos blancos. El primero fue un Pinot Grigio, un vino sumamente cremoso en boca pero con notas sulfurosas. Mis compañeros hicieron la cata del primer vino para que yo viera como era la dinámica. Luego fue mi turno, tenia que catar un vino llamado La Segreta. Cuando la profe me hizo varias preguntas como que tonalidad tenia el vino o que aromas sentía al oler el vino, yo solo pensaba en color/olor a “vino”. Conforme hice la cata, me fui dando cuenta de que era algo mas que solo servir el vino en una copa y tomarlo. No!! El vino cuenta todo una historia, desde que plantaron el árbol de las uvas hasta degustarlo y sentir todos su sabores en boca. El ultimo que degustamos fue uno de Etna, un vino con bastante minerabilidad que acompaña bien casi cualquier platillo italiano. Luego nos pasamos a lo vinos tintos italianos. En esta ocasión degustamos un Barbera D’Alba, con aromas muy frescos a frutos rojos, un vino del 2010 muy suave y aterciopelado en boca. El segundo que catamos fue un Chianti Classico. Un vino con fuertes aromas a roble que sirve perfecto para una cena.

El siguiente país que degustamos fue España. Iniciamos con un vino blanco de Rias Baixas, llamado Paco y Lola. ¡¡¡ MI FAVORITO !!! Un vino sumamente suave en boca, dulce pero al mismo tiempo con una acidez que que crea un balance perfecto en la boca. Luego degustamos uno de la zona de Rioja hecho una variedad de uva llamada Viura. Este vino sirve perfecto para maridar con una boquitas. Por ultimo degustamos uno rosado de Rivera del Duero. Un vino hecho con uva tempranillo. No estuvo muy bueno ya que estaba un poco viejito pero por lo menos tuvimos la oportunidad de degustar un vino de este tipo. Luego nos pasamos a los vinos tintos de España. Comenzamos degustando dos de la zona de Castilla de León, ubicada en la zona Oeste de España. Y luego uno de Ribera del Duero. Los tres fueron vinos a los que les encontramos muchísimos aromas como a especies, notas mentoladas, chocolate, tabaco y etc.

Ahora si, llegamos a la parte de los famosos Espumantes. A mi me decían espumante y yo pensaba en Champagne. Y es cierto, no estaba tan perdida.. Solamente los de esta zona(Champagne) se pueden llamar así, entonces si dice Champagne inmediatamente sabremos que es un espumante Francés. Existen dos tipos de métodos para preparar esta famosa bebida, el método Champenoise que es igual al tradicional y el método Charmat. Esta clase fue un poco distinta ya que cada uno debía abrir una botella de champagne. Ósea todo mal, yo nunca había abierto una botella de Champagne pero bueno siempre hay una primera vez para todo. A la hora de abrir una botella de Champagne, la idea es que cuando se saque el corcho, no haga este escándalo que a todos nos encanta. Se debe de sacar con mucho cuidado y amor. Hacer esto sin que suene es un poco difícil y creo que hay que abrir muchas botellas de Champagne antes de lograr esto. Claramente cuando fue mi turno, mi corcho sonó bastante, pero todo bien..a todos mis compañeros les paso igual. Degustamos tres espumantes. El primero fue uno de la zona de Penedés, hecho con método tradicional. El segundo fue un Prosecco de la zona de Vennetto, hecho con método charmat. Por ultimo tuvimos el placer de probar un Champagne de variedad Pinot meunier hecho con el método champenoise.

Luego de esta semana maravillosa de espumantes, saltamos a la zona de Estados Unidos. Me interesaba mucho esta cata porque casi siempre relacionamos los vinos con Europa pero en realidad existen viñedos muy buenos en la zona californiana.

El primer vino fue un tinto de la zona de California hecho a base de uva Pinot noir. Los vinos hechos con esta variedad de uva, son los mas ricos de Cali. El segundo que degustamos fue un Merlot de la zona Horse Heaven Hills. Perfecto para navidad porque tiene unas notas de caramelo, especies y vainilla que solo me hacen pensar en lo delicioso que sabría con un Pavo con salsa de Cranberries. El último fue un Cabernet Sauvignon, lo único que me acuerdo de este vino es que olía y sabia a regaliz. Wakala, no me gusta el regaliz pero me imagino que otras personas si. Asi que si les gusta, compren este vino.

Luego llego el día de la clase que mas esperaba, vinos para postres!! Que de hecho tuve que faltar, gracias por nada… y si, leyeron bien..VINOS PARA POSTRE, yo tampoco sabia que existían. Son vinos muy dulces que resultan muy bien con ciertos sabores dulces. Probamos un Sauternes Mouton y un Tokaj.

Y ya casi se están terminando los cuatro meses. Me estoy empezando a poner nostálgica, en que momento se paso tan rápido. Terminé amando estas clases..amaba comer y probar con que vino sabia rica la comida pero bueno vamos cerrando con la zona sur de América!! Famosa también por sus vinos. No me agradaba tanto esta cata porque la mayoría de estos vinos son tintos, ya que en esta zona se come mucha carne. Argentina tiene su variedad emblema, Malbec y la zona vinícola es la costa de Chile. Nos recibieron con un Sauvignon Blanc del Valle de Euco. Un vino chispeante en boca y con buena acidez. De segundo tuvimos un tinto hecho con Malbec, Cabernet Sauvignon y Sira, de la zona de el Valle de Cafayale en Salta. Buen sabor a roble francés.

Y ahora si para cerrar, nos fuimos a la zona de Chile. Esta cata fue diferente porque la hicimos a ciegas. Ósea teníamos que poner a prueba todo lo que habíamos aprendido. Degustamos tres vinos. El primero fue un Cabernet Sauvignon, 2014. El segundo fue un Carmeniere, 2011. Y el ultimo, fue un Cabernet Sauvignon, 2011.

Y ya casi terminado mi copa de vino de la que les hable al principio, asi fue como me hice amiga del vino. Cuatro meses en donde una vez a la semana tenia una cita con tres tipos de vino de distintas zonas del mundo. Con unos me lleve mejor que otros, pero todos me ensenaron algo diferente. Jamás pensé que este curso me pudiera ensenar tanto. Ahora si siento que puedo sentarme con alguien, tomarme una copa de vino y jugar de interesante y decirle que aromas tiene y que sabores siento en mi boca. Si a usted no le gusta el vino, lo entiendo, yo era igual. Pero tal vez es que no ha probado el vino de su tipo. Asi que la próxima vez que alguien le ofrezca vino, diga que si..asi como puede estar feo, puede estar delicioso y lo puede hacer pasar un buen rato con sus amigos.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Karina Reyes’s story.