Estoy pensando en los amores efímeros, esos que te quitan el hambre y las ganas de vivir.

Estoy pensando en el tiempo, que transcurre hasta destruirlo todo, hasta quitarte el sueño, hasta quedar sin nada.

Me duelen las manos de tanta ausencia, siento un vacío en el pecho donde faltas. Me falta el aire, que es tu aliento.

Estoy pensando en lo que pudo ser y no fue, en el daño. En la toxicidad de ti, de nosotros.

Te consumía como una droga. El narcotico de tu voz, que me fundía el alma. Me duele la piel donde me faltas, donde te extraño y no te tengo. Donde mi cuerpo necesita tu toque y mis ganas tu sexo.

Eres el dolor incesante. Dolor asfixiante. Dolor que me invade.

Like what you read? Give Karina Vera a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.