Emprender no te hace rico

He escuchado bastante sobre qué si emprendes, automáticamente te volverás rico y si, probablemente así sea pero no en los primeros cinco años de tu startup.

Permíteme contarte mi experiencia: he invertido mucho dinero en mi proyecto y mis socios también, tanto que hemos llegado a un punto en el que ya no tenemos dinero, no podemos pedir prestado porque estamos endeudados no sólo con la familia sino con el banco y todo porque un proyecto representa precisamente eso, invertir en tu idea. Si tú no inviertes en tu idea por miedo a que esta fracase y lo pierdas todo, no esperes que otras personas le hagan por ti. Creo que con el hecho de que un founder o cofounder no le quiera meter dinero a su startup ya dice mucho. Y… ¡si! es feo vivir al día, cuidando los $150 pesos que te quedan para sobrevivir la semana, de hecho creo que no es feo… ¡es horrible! Pero cuando realmente crees en lo que haces y tiene un propósito lo que haces, no importa, vale la pena el sufrimiento.

Me han llegado muy buenas ofertas de trabajo, de esas con las que podría gastar mis quincenas a manos llenas y aún así me quedarían billetes en la cartera pero… ¿por qué dejar ir tu sueño por dinero? Emprender es lo más hermoso que me ha pasado en la vida y lo disfruto demasiado a pesar del estrés que implica. Tengo fe en que pronto alguien con más recursos llegara y pondrá el dinero que hace falta para que esto reviente, aquellos recursos que no sólo nos ayudarán a pagar las deudas sino también a trabajar con un experto en el tema. Un inversionista no sólo es dinero, también es trabajar de la mano con alguien que tiene más experiencia y contactos.

Hay muchas personas que te dirán que le pidas dinero a tu familia y amigos pero son aquellas personas que no entienden que no naciste en cuna de oro como ellos, que tu familia también tiene necesidades y que a pesar de ello te han dado dinero para tu proyecto y aún así ya no les puedes pedir más porque no hay de donde.

Aún así no cuento esto para que se desanimen, créanme emprender es demasiado bello y no me arrepiento de lo que hago a pesar de que podría estar en mejores circunstancias. Emprender solo es para aquellas personas que están preparadas mentalmente para lidiar a diario con problemas, estrés y dolores de cabeza que al final juntos formarán aquel sueño que tanto anhelaste, vivirás increíbles experiencias, conocerás gente extraordinaria y disfrutaras todo lo que tienes con la gente que siempre creyó en ti.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Kath’s story.