mis lágrimas cuentan historias y mi sonrisa las escribe

mis lágrimas contaban

una vez me dijeron eso, que Dios contaba mis lágrimas, que Él las veía

veía más allá de esas gotas que se deslizaban por mi cara hasta llegar a mi cuello

y recuerdo que desde ese día supe que yo nunca iba a llorar en vano si alguien sabía lo que realmente significaban para mí

antes solía llorar porque mis tíos me cambiaban mi programa favorito por Los Simpsons, o lloraba porque no me dejaban ver los Simpsons con ellos

luego lloraba porque mi mamá no me dejaba ir al mall con mis amigas o porque el perrito de la película esperaba a su amo frente a la estación de trenes sin saber que ya había muerto

y creo que ese es el punto de esta historia, de cómo fue que, con el tiempo, mis lágrimas encontraban un sentido, un lugar, una razón

algunas veces con nombre y apellido

y eventualmente, fugaces y efímeras, se convirtieron en agua fresca que alimentaban a una flor

y fui creciendo

ahora mi sonrisa escribe historias

porque mis lágrimas le han contado

muchas cosas increíbles