GYPSY, Naomi Watts estrena serie en Netflix

Estrenada en Netflix el 30 de junio de 2017, Gypsy narra la historia de una psicóloga para nada convenciional, Jean Holloway, que irá mostrándose cada vez más agresivamente descentrada de su eje profesional, inmiscuyéndose en la vida de sus pacientes de un modo insólito. Definido como “sexy thriller” ha recibido todo tipo de críticas -negativas y positivas- y se espera, con su apenas semana en pantalla, que se convierta en un éxito de espectadorxs.

Acompañada por su fiel marido que parece amarla hasta que algo se rompa (un Billy Crudup cuya voz siempre es hermosa de escuchar, y Netflix tiene eso: subtitulado y versiones originales que en el cable ya han desaparecido con algunas excepciones) y una hija que expresa elecciones de acuerdo a su identidad de género, la protagonisa de Gypsy desarrolla una locura suficiente toca temas interesantes de una manera potente: maternidades, roles profesionales, mandatos familiares, deseos, psicopolíticas, control, disciplinamientos corporales y afectivos, desplzamientos y personalidades, deseos y manipulaciones… en fin, una batería de cuestiones centrales para el juego de poderes escondidos detrás de las respetables personas que caminan nuestras urbes. Y la cara de Naomi Watts parece inundarlo todo, está onmipresente, la mayoría de las veces sin decir palabra, pero expresando y contextualizando situaciones desde la mirada.

Sin contar demasiado para no arruinarle el suspenso, solo diremos que la serie tiene varios atractivos: buen ritmo y estructura narrativa, manejo de la información que se nos va suministrando, elipsis que dejan lecturas abiertas y una revisión de los roles tradicionales, no solo del abc de la terapia psicológica (que se maneja por el postulado de base de no inmiscuirse en la historia personal ni establecer vínculos con lo que sea cercano a la persona que asiste al tratamiento), sino al lugar de las mujeres en cuanto a desarrollar personajes contradictorios y malditos. Justamente, la misma Watts ha dicho hace horas a la agencia de noticias EFE que los papeles “complicados” y “contradictorios” están siempre reservados a los varones y que es una excelente oportunidad de revertir la situación. Sumamente crítica con la industria, la actriz de origen australiano es una de las primeras en buscar nuevas plataformas para superar el cine de superhérores que parece inundar Holliwood.

Líneas nuevas en las promociones de estas historias con las que acompañamos nuestros días. Desde instagram, otro personaje de serie exitosa de Netflix, Alex Vause (Laura Prepon) de Orange is the New Black, recomienda seguir la historia central de la Dra Jean Holloway con la novia de uno de sus pacientes, aplaudiendo el alto voltaje hot de su relación. Es que Netflix es una caja china, es fácil quedar enganchadxs en su amena navegación, sus insólitas categorías y su amplitud de criterios y estilos.