Cosas que todo estudiante de leyes debe saber

Más de uno de nosotros ha oído hablar sobre lo duro y complicado que son los estudios de derecho, pero es difícil saber qué es real y qué es exageración, es por eso que hoy te diremos las cosas que todo estudiante de leyes debe saber. En Preparadores de Oposiciones para la Enseñanza queremos hablarte sobre la vida de un estudiante de leyes.

La realidad vs. La ficción

Conocer lo qué se siente estudiar leyes es subjetivo, si alguien le gusta mucho el derecho, pensará que se trata de una serie de retos que debe ir pasando con la mayor de las calificaciones, pero si hablamos de alguien que no está seguro, su vida en el campus puede ser un completo martirio. En éste artículo queremos desacreditar algunos mitos y confirmarte otros que sí se aplican a la vida de un estudiante de leyes, lo cierto es que ésta es una gran carrera y como tal, tiene sus retos.

1. Hay mucho material de lectura
Una de las cosas que todo estudiante de leyes debe saber es que la lectura, ya sean disertaciones sobre un tema, autores, análisis personales y una gran cantidad de referencias, son una parte de sus actividades recurrentes durante la carrera. Reciben la reputación de siempre estar en la biblioteca y ya sabes por qué, la preparación de un letrado en leyes en sí, es esa dedicación por aprender para conocer todo sobre un acontecimiento y de esa forma, poder asesorar correctamente.

La biblioteca se convierte en el mejor sitio para reuniones sociales, estudiantes de otros años colindan aquí gran parte de sus horas de estudio, así que si tienes una duda, no será difícil comentarla con quienes llevan un tiempo en la carrera y recibir otros puntos de vistas sobre un caso o tema. Prepárate para las inevitables largas noches de lecturas sin fin, establece un plan de estudios y podrás controlar mejor tu tiempo para cumplir con todas las asignaciones que se han establecido.

2. Dudas en la asesoría legal
Irónicamente, los estudiantes de leyes cuanto más saben, menos seguros se sienten al encajar las situaciones jurídicas en un área. Esto sucede porque se tiende a centrarse en las partes más polémicas e inciertas del caso y por ello, es muy fácil olvidar los puntos simples y claros que definen el problema legal. La duda sobre ofrecer asesoría se acrecienta al conocer que el código de ética te exige ser responsable a la hora de brindar apoyo y asesorar correctamente a un cliente o cualquiera que se acercare a ti por consejos.

3. Preocupación por las cosas pequeñas
Estudiar leyes requiere tanto de dominio absoluto de los detalles sobre la legislación, los casos, una visión predictiva de las posibles armas en una defensa y lo que se logrará con tu experticia. Por ello, necesitas saber la legislación y jurisprudencia, así sea para corroborar cosas “pequeñas y sin importancia” dentro de los casos. Si no sabes parte de la jurisprudencia, puedes perder o reducir el número de preguntas potenciales de ensayo que podrías necesitar conocer después. No solo se trata de estudiar casos, el aprendizaje sobre cláusulas de la legislación pertinente, los resúmenes, los contratos y más, son parte de éste conocimiento y no un ejercicio de memorización.

Otros mitos que existen es que debes iniciar prácticas inmediatamente al entrar a la escuela de leyes, nuestro consejo es que no tomes todo como una carrera ni tampoco como un paseo, hacer pasantías es importante, si estás realmente enfocado en el área que deseas desarrollarte.

Si aún tienes dudas para presentar tus oposiciones de justicia, lo ideal es que busques asesoría en expertos de la materia, sabemos que podrá parecer complicado pero de la mano de correctos guías, tu camino hacia la aprobación de la misma está asegurado.

¿Conoces otro mito sobre la escuela de leyes? Esperamos que este artículo sobre las cosas que todo estudiante de leyes debe saber haya sido de completa utilidad para ti, ¿Te ha gustado? ¿Qué opinas sobre este tema? Escríbenos tus comentarios y compártelo en las redes sociales.

Like what you read? Give Kellia Primera a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.