El mercado y los humanos.

A veces eres consumidor y otras veces eres consumido. Producto desechable que se va descomponiendo en su interior con cada persona que dijo: "Siempre estaré aquí a tu lado" para luego irse en lo que dura un instante. La vitrina de estos días son las redes sociales y los likes son la puja de la subasta, ¿Quién da más? Aquel dio tres like pero el otro dejó cinco comentarios, ese último debe estar más interesado.

No hay descuento, todos son gratis. Ya se beneficiarán de otra forma. Siempre se le saca algo aunque no sea tan evidente. Puede que tú solo seas la puerta a otros productos o solo seas lo que había, con lo que hay que conformarse. Pero no te preocupes, tú podrás hacer lo mismo con otros. No importa, todos son gratis, solo debes agarrarlos.

Una deuda infinita: razón suficiente para ofrecerte como pago. Hay que saldar las cuentas aunque ya no recuerdes qué es lo que estás pagando. Debes consumir más, por el bien de todos. No dejes de hacerlo, ellos tampoco dejarán de consumirte a ti.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.