Calles levantadas a cambio de persianas bajadas

Las obras en la Calle la Mar y Calle Colón hacen peligrar varios comercios locales

Las obras en las calles más céntricas de la ciudad están siendo la causa de una crisis en los comercios adjuntos a dichas vías. Estas obras se preveían dentro del Plan Confianza de la Generalitat aprobado en 2009. Sin embargo, no se han empezado a utilizar los fondos hasta este año. El Gobierno de Vicent Grimalt inició una campaña de obras en junio de 2018, levantando la Calle Colón.

La polémica viene cuando la obra se paraliza durante un mes, sin que nadie trabajase en la rehabilitación de la calle y obstruyendo el tráfico de la ciudad. La gravedad del asunto aumenta cuando se inician las obras en la Calle la Mar sin haber terminado en la Calle Colón. La decisión fue criticada por la oposición, dejando constancia de ello en todos y cada uno de los plenos del Ayuntamiento, en el que tanto PP, Ciudadanos y Podemos se pusieron de acuerdo en abordar la mala gestión de Grimalt. El día 6 de junio, medio centenar de comerciantes se concentraron ante el consistorio como protesta por la decisión del equipo de gobierno.

Pepe Hernández, dueño de la hamburguesería TGB en Dénia y manifestante, asegura que “las obras no solo han perjudicado la actividad de su local, sino que incluso ha hecho peligrar su estancia”. Y añade: “Nosotros pagamos por tener la terraza fuera, pero nadie quiere sentarse en una con vistas a montones de arena y socavones”. Hernández baraja la idea de denunciar al Ayuntamiento y pedir una reclamación “por las pérdidas generadas a causa del malestar”. Hernández cometa que “varios días durante el verano he tenido la persiana bajada porque me estaban picando en la puerta”. Aunque TGB no ha sido el único que ha tenido que “bajar la persiana”.

La cervecería Golden, situada a escasos metros del TGB, tuvo que cerrar este junio a causa de las obras. Laura Vallés, ex propietaria del negocio, explica: “Las obras no ayudaron a que la gente viniese, y menos si no puedo sacar mi terraza para ofrecer a los turistas lo que piden: cerveza fría y sol”. Y añade: “Es horrible ver cómo te pueden cerrar un negocio solo con una mala gestión urbanística”.

“Nadie quiere sentarse en una terraza para ver arena y socavones”, Pepe Hernández
Terraza” del TGB Dénia a 8 de septiembre. (Foto: Kevin Carrió)

Otro de los problemas que las obras acarreaba era la plaga de ratas y cucarachas que sacudió toda la avenida. Notorio se hizo el vídeo de un hombre intentando “patear” una rata en plenas fiestas municipales.

Hernández comenta que “ha tenido que llamar a control de plagas en tres ocasiones, pues no es de recibo ver cucarachas caminando por el local tan tranquilas”. Y añade: “Además, hemos tenido problemas con los repartos, debido todo a la multitud de calles cortadas”. Este es un problema grave para los hosteleros.

Iris De Liss, camarera del Pub Paddy O´Connel, atribuye las culpas de tener que cerrar durante tres días “al mal acceso para los repartidores a la calle, ya que está todo cortado y no se ha habilitado ninguna zona de carga y descarga”. De Liss cuenta cómo se quedaron sin suministradores y tuvieron que cerrar al público por falta de cerveza: “¿Qué clase de pub irlandés no puede servir cerveza? Es impensable”.

“¿Que clase de pub irlandés no puede servir cerveza?”, Iris De Liss
Cervecería Golden cerrada a causa de las obras. (Foto: Kevin Carrió)

Las obras están todavía sin concluir, y según fuentes oficiales del Ayuntamiento “podríamos estar hasta noviembre con la calle levantada”. Ahora negocios anexos a las obras están empezando a notar la bajada esperada de clientela, no solo por el mal estado de la calle, sino por la estacionalidad típica de la localidad. Las obras han avanzado lo suficiente en algunos tramos para poder abrir de nuevo al público, aunque todavía queda por levantar el tramo final de la calle.

Se acaba el verano, las obras se levantan, pero hay persianas que no lo harán hasta nuevo aviso.

Audios: https://soundcloud.com/user-180933107/entrevista-pepe-hernande