Casi odio la tecnología

Miro mi teléfono y me doy cuenta que tengo 1171 mensajes de Whatsapp sin leer.
Más de mil. Abro un segundo los mails: 735 nuevos.
Nunca tuviste la sensación de que tu vida seria mejor sin tecnología?
A mí me pasó. Luego pensé: la tecnología es como un cincel, yo puedo elegir como usarlo.
Dejame darte dos ejemplos:

En “La samaritana”, un drama en tres actos que se estrenó en el Teatro Liceo de la Capital Federal en 1923,
uno de sus personajes, María, se suicida con un cincel que grabará en su pecho: sólo para él y por él he vivido.
Por otro lado, tenemos el escultor Miguel Angel, que a golpe de cincel esculpió una de las esculturas más famosas
del mundo: David (entre los años 1501 y 1504).

Luego pensé y me pregunté: la tecnología es como un cincel. Con la tecnología me estoy suicidando como María o esta me está ayudando a hacer de mi vida una obra maestra como Miguel Angel?

Miguel Angel sabía lo que era para el una obra maestra. Y le llevó 3 años realizarla, lo cual me hacer creer que es algo que
lo tenía motivado para semejante sacrificio.
Sabemos nosotros lo que es hacer de nuestras vidas una obra maestra? Estamos motivados por lo que estamos haciendo?

Cosas que a mi me sirvieron en este camino de redefinir el uso de la tecnología:
-Nunca mails (menos redes sociales) lo primero a la mañana. Siempre algo que para mí es productivo, por ejemplo leer media hora.
-Leo mails dos veces al día usando una aplicación para Google Chrome que se llama:
“The Email Game”. Una aplicación barbara que me desafía a leer, responder y borrar mails en tiempo record:
http://emailgame.baydin.com/
-Prender la PC sabiendo para que la estoy prendiendo. Si son más de 3 cosas que tengo que hacer las escribo.
-Uso una aplicación para google chrome que se llama: “Block site” que solo me permite 10 minutos por día
para redes sociales (Twitter y Facebook en mi caso). Luego de eso se bloquea.
-La clave de mi telefono es: “esimportante?xxx” lo cual, al ser largo, hace que no sea fácil de desbloquear
(me lleva unos segundos) y me hace una buena pregunta: es importante?
-Dejar el teléfono fuera de mi cuarto al irme al dormir. Uso una alarma, no mi teléfono para despertar.
-Tengo el telefono en modo avión unas 3 horas al día. En especial cuando tengo que terminar algo importante o hablando con alguien.
Ojo, no tengo hijos y no tengo jefe, tal vez esto en otro contexto no me sea posible o no sea posible para todos, pero la idea se entiende.

Tenemos el cincel en nuestras manos.
Depende de nosotros hacer una obra de arte.
Y francamente creo, si no estamos conscientemente haciendo una obra de arte de nuestras vidas, nos estamos suicidando.

“Todo lo que no llega a ser un compromiso consciente con lo sustancial, termina siendo un compromiso inconsciente con lo insustancial”

Gracias por leer.

Khalil

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.